Archive | septiembre 2008

Niños exiliados dibujan sus “Sentimientos por el Tibet”

Estudiantes tibetanos refugiados en la India casi toda su vida, encontraron en el arte una manera de expresar sus añoranzas por su tierra natal.

‘Sentimientos por el Tíbet’, una exhibición de pinturas de estudiantes de la Escuela Suja de la Villa para Niños Tibetanos, tuvo lugar desde el 16 al 17 de agosto en el edificio de la escuela de Bir, al noreste de India. Más de 300 alumnos de entre 6 y 17 años asistieron al evento junto a jóvenes de otras instituciones.

Ngawang Tseten, organizador del proyecto y profesor de la escuela Suja, trabaja junto al profesor Tenzin Dhargyal hace más de 10 años en la escuela. “Durante este tiempo, hemos visto a muchos estudiantes venidos del Tíbet sin poder expresar lo que sienten mediante la escritura, pero son buenos pintando”, explicó Tseten. “Nosotros pensamos que sería bueno ofrecer una oportunidad a ese grupo de estudiantes para expresar sus sentimientos”.

Ambos profesores pidieron fondos para el proyecto de la Fundación de Responsabilidad Universal Dalai Lama, una organización sin fines de lucro establecida en India cuando se le otorgó el Premio Nobel de la Paz al Dalai Lama en 1989.

“Sabíamos de la Fundación y de cómo ayudan a financiar proyectos originales como el nuestro -comentó Tseten- y por supuesto, la Fundación estuvo de acuerdo en respaldar la iniciativa”.

Thupten Tsewang, gerente de la Fundación, dijo en apoyo al proyecto que si bien a los jóvenes tibetanos se les enseña sobre su arte tradicional, “es importante que aprendan y usen las artes modernas y las técnicas de comunicación… Las voces tibetanas individuales necesitan ser nutridas y estimuladas”.

Las pinturas que ingresaron en la competencia, fueron producidas para ilustrar temas particulares, tales como el entorno del Tíbet, derechos animales, derechos del niño y los Juegos Olímpicos de Beijing. “Muchos pintaron sobre el amor y la gentileza materna -indicó Ngawang Tseten- porque esto es natural en niños que han sido separados de sus padres”.

Otras pinturas exhibidas, muestran un entendimiento elevado sobre asuntos mundiales. En una obra, un león envuelto en una bandera china devora a una oveja representando al Tíbet, mientras otro animal, representando a Naciones Unidas, observaba sin preocupación. En otra, los aros olímpicos envuelven a imágenes cautivas mientras negras nubes de polución se elevan desde las chimeneas de fábricas chinas.

Tenzin Dhargyal, el organizador de la muestra, dijo que fueron seleccionados tres de los mejores artistas en cada categoría. Treinta y uno fueron premiados con libros, papel, tinta, lapiceras y lápices, y otros insumos de arte. “Junto con los premios, se les entregaron certificados con el logo de la Fundación y con la firma del director de la escuela”, comentó Dhargyal.

Elizabeth Carll, psicóloga de Nueva York especialista en estrés y traumas, estuvo de acuerdo en que generalmente es más fácil para los niños, especialmente si son chicos y no cuentan con un lenguaje para expresar sus emociones, comunicar sus sentimientos y pensamientos a través del arte; aunque Carll señaló que las pinturas sobre temas políticos de la escuela Suja son “notables”, justamente porque estos estudiantes tienen alguna idea del entorno político,“lo que no todos los niños saben”.

Fuente: Karuna Dana (http://lacomunidad.elpais.com/karunadana-es/posts)

Liberados algunos monjes en Golmud, aunque siguen bajo vigilancia. Se confirman secuelas de torturas.

DHARAMSALA — Un grupo de monjes, originarios de la región china de Sichuan, de población tibetana, ha sido liberado después de permanecer detenidos en la provincia de Qinghai, y han vuelto a sus hogares, según fuentes tibetanas.

El grupo ha permanecido retenido durante más de cuatro meses en la ciudad de Golmud (Qinghai) junto a monjes de otras regiones. Todos ellos estudiaban en monasterios de Lhasa, la capital de Tibet, y fueron acusados de participar en las protestas de marzo contra las autoridades chinas.

Otros monjes originarios de Qinghai ya fueron liberados anteriormente y conducidos por oficiales de la Oficina de Asuntos Religiosos a un centro de detención cerca de sus hogares, en Golmud.

Retenidos más tiempo

El grupo de Sichuan -una zona que durante todo este tiempo ha seguido siendo escenario de protestas antichinas- es retenido en Golmud durante más tiempo, ha informado un monje tibetano residente en India citando fuentes de la región.

“Les dijeron que seguirían bajo custodia a la espera de recibir una carta de las autoridades de Sichuan para confirmar su traslado”, ha dicho el monje, que pidió ser nombrado únicamente por su nombre de pila, Tsering.

“Finalmente un grupo de entre 50 y 80 personas, tanto monjes como laicos, llegaron al condado de Ngaba, en el centro de Sichuan, el 27 de agosto. Los tienen en el recinto de un colegio, cerca del complejo gubernamental del condado”, explica el venerable Tsering.

“Los oficiales del condado, la policía y el ejército conjuntamente los tienen vigilados. Podrían estar pasando por algun programa de reeducación política”.

Según el monje, sus compañeros retenidos en el colegio no tienen permiso para salir del recinto, aunque sus familiares sí pueden hacerles visitas.

Entre los prisioneros se encuentran 27 monjes del monasterio de Kirti y otros monjes de los monasterios de Tse y Gomang.

“También hay algunos hombres de negocios de Ngaba que fueron arrestados en Lhasa durante las protestas”, añade.

En grupos separados

Otro monje, uno de los liberados, ha explicado que sus compañeros fueron trasladados desde Golmud y devueltos a Sichuan en grupos separados.

“El 26 de agosto un grupo de 60 monjes detenidos en Golmud fue trasladado al area de Ngaba (Sichuan). Oficiales del Frente Unido y la Oficina de Asuntos Religiosos, y también un grupo de policías locales, fueron a Golmud y se hicieron cargo de los monjes según de qué condados eran”, dijo este monje, que ha preferido permanecer en el anonimato.

“Otros monjes, de otras zonas de Sichuan, fueron trasladados por grupos los días 27, 28 y 29 desde Golmud escoltados por oficiales de distintas agencias, y por la policía. El último grupo, de 14 monjes, fue trasladado el 29 de agosto de Golmud a la zona de Kardze”.

Se sabe que los monjes retenidos en Golmud se han enfrentado a palizas y tortura psicológica, añade el monje: “Como resultado, muchos han enermado y algunos tienen problemas del corazón. Les han dicho que no vuelvan a sus monasterios en Lhasa. Incluso ahora, en sus propias ciudades, sus movimientos están restringidos y no pueden salir sin el permiso de las autoridades locales”.

Fuente: Radio Free Asia (www.rfa.org)