Archive | junio 2009

Trece granjas afectadas por un trasvase dialogan con las autoridades. Tres heridos graves tras enfrentamiento con mineros chinos.

Al menos tres tibetanos resultaron heridos de gravedad al producirse un enfrentamiento al pretender impedir que las autoridades chinas desviasen el río Gyama hacia una mina, bloqueando el suministro de agua a los residentes de la población del mismo nombre, cerca de Lhasa. El incidente ocurrió el 20 de junio, según los testigos.

A una de las personas heridas se le negó la entrada en un hospital, por lo que tuvo que ser trasladado a otro centro médico y desde entonces no se sabe si ha muerto o sigue vivo.

Las fuentes atribuyen el incidente a un proyecto minero que inició el gobierno en el condado de Gyama en 1990, por lo que un gran número de mineros chinos ha sido trasladado a la zona.

Recientemente los vecinos tibetanos habían intentado protestar ante las autoridades locales por el trasvase del río, que es utilizado para irrigación agrícola. Después de que se negasen a escuchar sus reclamaciones, todo acabó con un enfrentamiento con un grupo de mineros chinos.

Tras el incidente, los portavoces de todas las familias de las treces explotaciones granjeras afectadas, protestaron ante la oficina gubernamental local, a lo que las autoridades respondieron enviando un grupo de altos cargos del condado, funcionarios y presencia militar a la región el día siguiente. Las autoridades se reunieron con los vecinos, que exigieron el fín de las explotaciones mineras y criticaron al gobierno por negarse a atender sus peticiones. El proyecto minero ha acabado ya con la vida de mil animales, tanto domésticos como silvestres, ha dejado los pastizales secos y ha contaminado el agua potable por el vertido de resíduos tóxicos de forma incontrolada.

Los afectados también aseguran que si el proyecto minero no se paraliza, deberían irse a vivir a otro lugar. De lo contrario, todos los mineros deberán irse. Tras varias horas de tensa discusión, un gran número de mineros chinos junto a fuerzas de seguridad abandonaron la zona. Las protestas ante la oficina gubernamental continuaron hasta el día siguiente.

Fuente: Tibet.Net

Anuncios

Fundación pro-tibetana apela condena tras juicio irregular

Un tibetano de la Prefectura Autónoma de Dechen ha sido condenado a tres años de prisión por un tribunal, acusado de “incitar al separatismo” enviando correos electrónicos y mensajes SMS sobre las protestas tibetanas de marzo de 2008, ha indicado la agencia de noticias alemana DPA citando a un grupo pro-Derechos Humanos estadounidense.

La Fundación Dui Hua ha filtrado copias de dos documentos judiciales del primer juicio y ha apelado la sentencia impuesta a Gonpo Tserang, de 32 años. El veredicto del juicio dice que “el acusado, Gonpo Tserang, se sirvió de internet para inventar deliberadamente rumores, distorsionar la situación real e incitar al separatismo”.

Los documentos citan también a seis personas fuera de Tíbet que presuntamente recibieron el correo electrónico y los mensajes del acusado. También relacionaron el caso con “el incidente del 14 de marzo”, refiriéndose a la rebelión producida el año pasado en Lhasa.

La apelación lleva como fecha el 5 de enero de 2008. Al parecer, el retraso en la publicación de información sobre juicios es resultado del secretismo que rodea a estos casos en China. Dui Hua ha dicho que esta es la primera condena a un tibetano relacionada con la seguridad nacional.

“El contenido de los mensajes nunca se ha detallado, y es muy cuestionable que ninguna persona que no se encuentre en China sea capaz de llevar a cabo actos que puedan “despedazar la nación” o “socavar la unidad nacional””, ha declarado la Fundación en un comunicado.

No parece que Gonpo Tserang fuese asistido por ningún abogado, al menos durante la vista de apelación. China mantiene muchos juicios contra tibetanos en secreto, con jueces que a menudo se toman apenas unos minutos para aprobar investigaciones criminales, y los medios de comunicación del gobierno rara vez informan sobre estos veredictos. Según parece, ha habido más tibetanos sentenciados recientemente en la frontera del estado de Yunnan con el territorio reconocido por China como Tíbet.

Fundada por el norteamericano John Kamm, un antiguo hombre de negocios, Dui Hua ha presionado a China durante los últimos 18 años para que se reduzcan las sentencias y se liberen a prisioneros en casos relacionados con el abuso a los Derechos Humanos.

Fuente: Tibet.Net

Confirmado un nuevo caso de palizas brutales a un inocente

Desde que se produjeron las protestas pacíficas masivamente en Tíbet en marzo de 2008, la Oficina de Seguridad Pública y la Policía Armada del Pueblo del gobierno chino han venido arrestando y encarcelando de forma rutinaria y aleatoria a tibetanos que no tuvieron nada que ver con aquellas protestas.

Según una información recibida de una fuente fiable el 8 de junio, la noche del 14 de marzo de 2008 un joven de 21 años llamado Phuntsok, residente en Tashi Gang (condado de Meldro Gungkar, Lhasa) fue detenido en su casa sin informarle de qué estaba siendo acusado.

“Tras el arresto, la Policía Armada le dió una brutal paliza y le dejaron encerrado junto con otros tibetanos también inocentes en un almacén de la estación de tren de Lhasa. Fue puesto en libertad después de pasar allí veinte días”.

Al volver a casa, asegura esta fuente, recibió un buen tratamiento médico pero su condición no mejoró. “Actualmente su situación física es muy mala; tiene que andar apoyándose en bastones y no puede estirarse de todo por una lesión en la espalda que le dejaron las palizas de los policías. Phuntsok está casado y tiene un niño de un año. Era conductor de camión para poder mantener a su familia”.

Sin embargo, Phuntsok no participó en las protestas, siendo uno de tantos inocentes que han sido detenidos y torturados por el simple hecho de ser tibetanos.

Fuente: Tibet.net