Archive | diciembre 2010

WikiLeaks revela que China paga a Nepal para arrestar a exiliados tibetanos

Kathmandú.- Un documento filtrado por el portal Wikileaks asegura que China paga “a las autoridades nepalíes” para que arresten a tibetanos, lo que ha provocado una reducción de los peregrinos que viajan a la ciudad donde se encuentra exiliado el Dalai Lama, según un reporte conocido hoy.

El cable cita a una fuente no identificada de la embajada estadounidense en Nueva Delhi que afirma que el gobierno chino paga a los nepaleses por actuar contra los tibetanos.

“El gobierno chino recompensa (a las autoridades nepalíes) proveyendo incentivos financieros a los funcionarios que entreguen a los tibetanos que intentan salir de China”, según las declaraciones de una fuente no identificada en un encuentro en Nueva Delhi el 22 de febrero de 2010.

El documento revela que entre 2.500 y 3.500 refugiados tibetanos llegaban a la localidad india de Dharamsala cada año. La mayoría regresa a Tibet tras haber tenido una audiencia con el Dalai Lama, el líder espiritual tibetano que vive en el exilio en India.

Según la información filtrada por Wikileaks, el número de tibetanos que viajó a India a través de Nepal se redujo de forma significativa tras las protestas de marzo de 2008 en Tibet, y sólo llegaron al centro de recepción de Dharamsala unos 650 tibetanos entre abril de 2008 y marzo de 2009.

“Pekín pidió a Kathmandú que aumente las patrullas en la frontera nepalesa y dificulte a los tibetanos entrar en Nepal”, según el documento.

Unos 20.000 tibetanos viven en el exilio en Nepal, país que ha sido criticado por la ONU por su forma de tratar a los refugiados. Según un convenio bautizado como “acuerdo de caballeros”, Nepal debe autorizar a los tibetanos sin documentos a cruzar la frontera con India.

Nepal, que apoya la política de “una sola China” que incluye a Tibet, ha acallado numerosas protestas contra Pekín en Kathmandú.

Un monje condenado en Tíbet a cuatro años de prisión tras no soportar torturas en el interrogatorio

Un juzgado chino en Kanlho ha sentenciado a un monje tibetano a cuatro años de prisión por, presuntamente, involucrarse en “actividades separatistas”, aunque se desconoce la fecha exacta de la sentencia.

Jigme Gyatso, un monje del monasterio budista de Drakar, fue detenido en 2008 junto a otros treinta compañeros. Las autoridades chinas habían encontrado carteles y panfletos antigubernamentales en el monasterio. Todos ellos fueron interrogados por las autoridades chinas, algo que en la inmensa mayoría de los casos para los tibetanos significa sufrir horribles torturas y una presión psicológica a menudo insoportable. Finalmente, todos fueron puestos en libertad bajo fianza de dos mil yuans (unos 225 euros) cada uno, excepto Jigme.

Según una fuente, Jigme no pudo soportar el interrogatorio y las torturas, y decidió autoinculparse para defender a sus compañeros. Dijo a las autoridades que había sido responsable de colocar carteles anti-chinos en el monasterio.

Actualmente se encuentra en un centro de detención cerca de la ciudad de Lanzhou.

Fuente: Dossier Tibet

WikiLeaks revela que el Dalai Lama está más preocupado por la situación medioambiental del Tíbet

Una activista de Greenpeace en el glaciar Rongbuk, totalmente seco. En sus manos, una foto de cómo era antes.

Un cable filtrado por WikiLeaks reveló que el líder espiritual tibetano consideró de mayor urgencia detener el calentamiento global

Según un cable diplomático filtrado por WikiLeaks, el Dalai Lama dijo a funcionarios estadounidenses que convenía dejar de lado momentáneamente el futuro político del Tíbet para concentrarse en problemas climáticos.

Un cable enviado por la embajada estadounidense en Nueva Delhi el año pasado dice que el líder espiritual en el exilio pidió a Washington que hable con China sobre problemas climáticos en el Tíbet.

Según el cable, el Dalai Lama, que brega por una mayor autonomía para esa región del Himalaya, dijo que las conversaciones políticas con Beijing pueden quedar al margen por cinco o 10 años, pero que el derretimiento de los glaciares, la deforestación y la contaminación creciente del agua no admiten demora.

El cable fue obtenido por WikiLeaks y difundido por el periódico The Guardian.

La construcción de un embalse chino dejará sin hogar a cuatro mil tibetanos

Más de cuatro mil residentes de Phodo, en el condado de Lhundrup, cerca de Lhasa, serán deshauciados de sus hogares para la construcción de un proyecto hidroeléctrico en la zona. El desarrollo económico de Tíbet continúa en detrimento de los propios tibetanos, que apenas obtienen ningún beneficio de estas infraestructuras, que sirven al resto de China.

Varios locales han declarado a Radio Free Asia que “los chinos están construyendo puentes y bloqueando el curso del río” y que “ya han levantado las casas donde vivirán los soldados que se encargarán de construir el embalse”.

Los ríos Radreng, Lhaching y Pachoe fluyen cerca de Phodo y se cree que el embalse los acaparará a los tres. El proyecto afecta directamente a un mínimo de cinco pueblos más, aparte de Phodo.

Algunas familias ya han sido trasladadas y serán realojadas antes de septiembre de 2011, según dicen las autoridades. Mientras tanto, para persuadirles de que se vayan, se ha avisado a los tibetanos que a partir de ahora está prohibido cultivar ni regar sus tierras, así como cosechar.

Las más de quinientas familias de Phodo no se quieren marchar porque además de sus viviendas perderían sus terrenos, que suponen su única forma de ganarse la vida, y tienen miedo de ser realojados en casas inadecuadas -algo habitual en la reubicación de tibetanos por parte del gobierno- y no encontrar empleo. Por esta razón han pedido al gobierno quedarse en la zona, petición que les ha sido negada en varios centros oficiales. Algunas familias ya han sido trasladadas a Lhasa, donde no existen tierras de cultivo, por lo que han tenido que vender todo su ganado y ahora están indefensos sin saber a qué dedicarse, ya que a menudo los tibetanos que se dedican al campo no han recibido ningún tipo de formación profesional y no saben hacer otra cosa que cultivar y pastorear. Un vecino se queja: “Todas las familias deberían recibir una compensación de diez mil yuans -algo más de 1.100 euros- pero se nos obliga a gastarlo en fabricar casas nuevas”.

China, por su parte, asegura que lo único que están haciendo es luchar contra las fuerzas separatistas tibetanas y traer desarrollo económico y bienestar. Pero los tibetanos no tienen ni los derechos más básicos, como la libertad de expresión, y desde los años 50 se vive un auténtico genocidio cultural y religioso, afectando sobre todo a intelectuales, monjes y cualquiera que se exprese al favor del Dalai Lama.

Toda la prosperidad está en manos de los inmigrantes chinos de etnia han, que tienen también a su disposición los mandos de liderazgo en Tíbet. Se trata de un desarrollo que tiene lugar sin el menor respeto por el frágil medio ambiente tibetano, con la constante construcción de carreteras y vías de tren, utilizadas casi exclusivamente por chinos, y embalses y otras grandes infraestructuras sin ningún tipo de estudio previo sobre su impacto ecológico.

Fuente: Phayul

Liu Xiaobo, la voz actual de los ciudadanos libres del futuro

Mañana 10 de diciembre, en el Día Internacional de los Derechos Humanos y cuando se cumple el 21 aniversario de la entrega del Premio Nobel de la Paz a Su Santidad el Dalai Lama, gente de todo el mundo se alegra de que el Nobel de la Paz de 2010 vaya a parar al disidente chino Liu Xiaobo. Mientras que el gobierno chino lo tilda de “obscenidad”, los tibetanos en el exilio se unen en solidaridad con Liu Xiaobo y alaban sus ideales democráticos.

Otorgar el Nobel de la Paz a un intelectual chino, activista y simpatizante del pueblo tibetano por su lucha por los derechos humanos fundamentales en China es algo muy encomiable. Pero mañana, 10 de diciembre, cuando el mundo sea testigo de la ceremonia de entrega en Oslo (Noruega), Liu no estará allí para recoger el premio ya que se encuentra encarcelado cumpliendo una condena de once años de prisión.

“La férrea postura adoptada por el Comité Nobel en presentar el premio a la Paz a Liu Xiaobo no solo ha significado un duro golpe para el totalitarista régimen chino, sino que además ha dado una esperanza enorme a gente oprimida de todo el mundo”, ha declarado Kirti Dolkar Lhamo, presidenta de la Asociación de Mujeres Tibetanas, quien añade: “Reconocer a Liu Xiaobo como un representante de la no-violencia y un impulsor de la democracia da esperanzas al pueblo tibetano cuya larga lucha por la libertad y la justicia continúa”.

Liu Xiaobo, gran defensor del pueblo tibetano, ha sido autor de muchos artículos comentando la ocupación sobre Tíbet, incluyendo “La crisis en Tíbet es el fracaso de la dictadura materialista” y “Doce sugerencias para la situación tibetana”, que redactó en respuesta al levantamiento de 2008.

Liu Xiaobo fue condenado a once años de prisión por expresarse en favor de una reforma democrática en China. La entrega del Nobel de la Paz significa que la lucha por esa reforma democrática ha alcanzado gran importancia e inspirará a que otros chinos luchen por ella en el futuro. Su Santidad el Dalai Lama ha reconocido que “en los próximos años, las generaciones futuras de chinos podrán disfrutar los frutos de los esfuerzos de los ciudadanos chinos que, en el presente, se esfuerzan por dirigirse hacia un gobierno responsable”.

Lukar Jam, antiguo preso político y vicepresidente del Movimiento Tibetano GuChuSum ha declarado: “Solicitamos al Primer Ministro de la India, Shri Manmohan Singh, que hable sobre el conflicto tibetano con Wen Jia Bao durante su visita a la India y presione al gobierno chino para que se implemente la reforma política y de Derechos Humanos por la que miles de chinos y tibetanos arriesgan sus vidas. También demandamos al gobierno chino que ponga en libertad inmediatamente a Liu Xiaobo y a todos los heróicos defensores de los Derechos Humanos, tibetanos y chinos, que sufren en las prisiones”.

El cantante tibetano Tashi fue sentenciado a un año y siete meses de prisión por grabar "canciones subversivas". Las torturas físicas y psicológicas son algo cotidiano para los tibetanos en las cárceles chinas.

Más de tres mil presos políticos tibetanos que han ejercitado su derecho a expresarse libremente están sufriendo en las muchas cárceles que China tiene en Tíbet. Tenzin Delek Rinpoché, un querido lider religioso, cumple cadena perpetua; Runggye Adak, un nómada que fue sentenciado a ocho años de cárcel simplemente por decir que Su Santidad el Dalai Lama debería tener derecho a volver a Tíbet; Dhondup Wangchen, un cineasta sentenciado a seis años por hacer un documental mostrando la realidad de los tibetanos que viven en su propio país, o Gendun Chökyi Ñyima, el 11º Panchen Lama -la segunda autoridad budista después del Dalai Lama- que lleva desaparecido junto a su familia desde hace dieciséis años, siendo desde 1995 el preso político más joven del mundo. Contaba con apenas nueve años de edad cuando el gobierno chino le hizo desaparecer, nombrando en su lugar a otro niño como “auténtico” Panchen Lama, cuyas funciones, obviamente, se reducen a servir como títere de los intereses del gobierno del régimen.

Fuente: NVO India / ¡Libertad Para Tíbet!

WikiLeaks destapa más abusos del gobierno chino sobre internet

ElPaís.com — Cuando Google denunció haber padecido un ciberataque desde China, las autoridades estadounidenses gesticularon más de lo habitual pidiendo una investigación del suceso por parte de las autoridades de Pekín y reivindicando la libertad en Internet. Un ciberataque que tenía un doble objetivo: espiar a empresas estadounidenses y conseguir datos sobre militantes chinos de los Derechos Humanos. Hubo quien creyó que todo ello iría acompañado de algún tipo de represalia, por ejemplo, económica. Pero en esta nueva guerra fría que mantienen las dos potencias hay que medir los pasos.

Google, que había amenazado con irse si no podía trabajar sin censura, optó finalmente por dejar la versión china de su buscador a la intemperie, sometido a los recortes de las autoridades pequinesas. Y orientó a los internautas hacia una versión libre de su buscador en Hong-Kong. A su vez China, que debía renovar la licencia comercial este año a la compañía… lo hizo sin rechistar y aceptando un retoque cosmético del buscador de Google. Molestos con el desvío directo hacia Hong-Kong, China aceptó que en lugar de enviar automáticamente los internautas locales a google.com.hk cuando querían consultar su buscador, éstos tuvieran que pasar por google.ch y desde ahí clicar hacia el otro Google.

En los cables de la diplomacia estadounidense se informa claramente a sus jefes de que el ciberataque estuvo directamente inspirado por miembros de la cúpula de del Partido Comunista. Se trataría, pues, de una operación política. Pero en China la distinción entre una maniobra política y otra comercial no es muy clara. Las autoridades locales están convencidas de que el éxito mercantil de determinadas empresas o productos extranjeros se utiliza para imponer valores exógenos en su territorio.

Tras el abandono de google.ch, el principal y sumiso buscador chino, Baidu, ha mejorado su cuota de mercado. Del primer al tercer trimestre de este año, ha saltado de una cuota de mercado del 64% al 73%. En paralelo, la de Google ha bajado del 31% al 21%. Uno de los cables cuenta que se ha detectado que ciertas búsquedas (Dalai-Lama, por ejemplo) en Google y Yahoo! eran redireccionadas a Baidu, menos quisquilloso con las prácticas de bloqueo, para hacerlas fracasar.

China ha admitido siempre la censura de contenidos para defender, dicen sus patrones políticos, los valores y la cultura local. En cambio, siempre rechaza estar detrás de ataques informáticos. Y, a pesar de ello, varios sonados episodios en este terreno lo apuntan. En 2008, la agencia de inteligencia británica, MI5, avisó a una serie de empresas domésticas de que corrían peligro de tener ordenadores infectados o de que algunos de sus ejecutivos fueran sometidos a chantaje por tipos que conocieran detalles oscuros de sus biografías. Y el sujeto principal de estas sospechas era China. Según el informe, varias organizaciones oficiales de este país habían regalado a empleados británicos tarjetas de memoria que incluían programas maliciosos que permitían el acceso remoto a las máquinas contagiadas.

En abril de este año, y durante 18 minutos, China Telecom desvió el 25% del tráfico de Internet por sus servidores. La compañía negó que se tratara de un secuestro voluntario. Un informe del Senado estadounidense no aclaró si este masivo secuestro de tráfico fue intencionado pero, en cualquier caso, demostraba un potencial tecnológico enorme porque el desvío no había producido retrasos reseñables en Internet. Entre las direcciones cuyo tráfico fue desviado figuraban muchas adscritas a los dominios .gov (gubernamentales) y .mil (militares). Y se desconoce si los datos de los paquetes que hicieron esta ruta imprevista fueron copiados a su paso por territorio chino.

Los cables demuestran que Estados Unidos tiene antenas puestas para rastrear la política digital china, su lado menos visible, pero también evidencian que o no son suficientemente convincentes sobre la autoría de determinadas fechorías o la administración receptora de los cables prefiere tratar el asunto con delicadeza para evitar un dañino encontronazo entre gigantes.

Se confirma la muerte de seis tibetanos más por disparos en 2008

Se ha confirmado que seis tibetanos murieron tiroteados durante las manifestaciones pacíficas de marzo de 2008, según un reciente informe publicado por el Gobierno Tibetano en el Exilio: “La Administración Central Tibetana -ACT- ha recibido una lista de seis nombres de tibetanos que fueron ejecutados por disparos durante una manifestación pacífica en la capital tibetana, Lhasa”, dice el documento.

“Sus nombres se suman a los que ya aparecieron en el listado oficial de fallecidos recopilado por la ACT en 2008 según informaciones recibidas desde el interior de Tíbet. Se estima que murieron 227 tibetanos durante la represión china desde marzo de 2008, de los cuales 107 habrían muerto por arma de fuego durante tiroteos indiscriminados”.

Los muertos que han sido identificados son:

  1. Dechung, residente en Calle Lugug, 6, Casa 1 (Lhasa)
  2. Lhakpa Tsering: Calle Lugug, 2 – Casa 11 (Lhasa)
  3. Tenzin Dolkar: Tengyeling, Casa 9 (Bharkor)
  4. Pentuk: Gaden Khangsar, Casa 1 (Lhasa)
  5. Tashi Tsering: Gyatso Town, Casa 43 (Lhasa)
  6. Wangdue Dhargye: Oficinas de Desarrollo, 5º División (Lhasa)

Según el informe, todos ellos participaron en una manifestación pacífica. Tras la protesta, el gobierno chino facilitó información falsa a los medios internacionales en cuanto a los tibetanos muertos y heridos durante los altercados, por medio de varias ruedas de prensa organizadas por la Oficina de Seguridad Pública en Pekín. Más aun, intentaron deliberadamente ocultar la brutal matanza de manifestantes tibetanos a manos de las fuerzas armadas.

Casi tres años después, el gobierno chino sin rendir cuentas ante la comunidad internacional por atacar con armas de fuego a manifestantes no violentos.

Fuente: The Tibet Post International