La construcción de un embalse chino dejará sin hogar a cuatro mil tibetanos

Más de cuatro mil residentes de Phodo, en el condado de Lhundrup, cerca de Lhasa, serán deshauciados de sus hogares para la construcción de un proyecto hidroeléctrico en la zona. El desarrollo económico de Tíbet continúa en detrimento de los propios tibetanos, que apenas obtienen ningún beneficio de estas infraestructuras, que sirven al resto de China.

Varios locales han declarado a Radio Free Asia que “los chinos están construyendo puentes y bloqueando el curso del río” y que “ya han levantado las casas donde vivirán los soldados que se encargarán de construir el embalse”.

Los ríos Radreng, Lhaching y Pachoe fluyen cerca de Phodo y se cree que el embalse los acaparará a los tres. El proyecto afecta directamente a un mínimo de cinco pueblos más, aparte de Phodo.

Algunas familias ya han sido trasladadas y serán realojadas antes de septiembre de 2011, según dicen las autoridades. Mientras tanto, para persuadirles de que se vayan, se ha avisado a los tibetanos que a partir de ahora está prohibido cultivar ni regar sus tierras, así como cosechar.

Las más de quinientas familias de Phodo no se quieren marchar porque además de sus viviendas perderían sus terrenos, que suponen su única forma de ganarse la vida, y tienen miedo de ser realojados en casas inadecuadas -algo habitual en la reubicación de tibetanos por parte del gobierno- y no encontrar empleo. Por esta razón han pedido al gobierno quedarse en la zona, petición que les ha sido negada en varios centros oficiales. Algunas familias ya han sido trasladadas a Lhasa, donde no existen tierras de cultivo, por lo que han tenido que vender todo su ganado y ahora están indefensos sin saber a qué dedicarse, ya que a menudo los tibetanos que se dedican al campo no han recibido ningún tipo de formación profesional y no saben hacer otra cosa que cultivar y pastorear. Un vecino se queja: “Todas las familias deberían recibir una compensación de diez mil yuans -algo más de 1.100 euros- pero se nos obliga a gastarlo en fabricar casas nuevas”.

China, por su parte, asegura que lo único que están haciendo es luchar contra las fuerzas separatistas tibetanas y traer desarrollo económico y bienestar. Pero los tibetanos no tienen ni los derechos más básicos, como la libertad de expresión, y desde los años 50 se vive un auténtico genocidio cultural y religioso, afectando sobre todo a intelectuales, monjes y cualquiera que se exprese al favor del Dalai Lama.

Toda la prosperidad está en manos de los inmigrantes chinos de etnia han, que tienen también a su disposición los mandos de liderazgo en Tíbet. Se trata de un desarrollo que tiene lugar sin el menor respeto por el frágil medio ambiente tibetano, con la constante construcción de carreteras y vías de tren, utilizadas casi exclusivamente por chinos, y embalses y otras grandes infraestructuras sin ningún tipo de estudio previo sobre su impacto ecológico.

Fuente: Phayul

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: