Archive | diciembre 2011

China comenzará 2012 construyendo un nuevo aeropuerto en Tíbet

 

China ya lo tiene todo preparado para construir el aeropuerto a mayor altitud del mundo en Nagchu, en el corazón del Tíbet.

 

Según la agencia de noticias del régimen chino, Xinhua, el aeropuerto de Nagchu estará a 4436 metros de altitud, 102 más que el de Chamdo, también en Tíbet.

 

El aeropuerto ocupará más de 267 hectáreas, costará 1,8 billones de yuans (más de 250 millones de euros) y abrirá al público en un plazo de tres años, según la agencia. Nagchu está a unos 250 kilómetros al noreste de Lhasa, pasando cerca de la línea de tren Gormo-Lhasa, también muy polémica en su día, y que funciona desde junio de 2006.

 

Desde su Estrategia de Desarrollo Occidental que comenzó en 1999, China ha invertido billones de dólares en promocionar enormes estructuras en Tíbet, incluida una red de ferrocarril, autopistas y aeropuertos con la intención de afianzar su control sobre Tíbet y facilitar la posibilidad de explotar los enormes recursos minerales.

 

A principios de 2011, la aerolínea Tibet Airlines, de propiedad china, puso en marcha su principal ruta entre los aeropuertos de Lhasa Gonggar y Ngari Ali Khunsa, para apoyar la intención china de que 15 millones de turistas visiten Tíbet cada año de aquí a 2015.

 

Los proyectos de desarrollo en Tíbet a menudo se planean y ejecutan sin ningún tipo de consideración por los propios nativos tibetanos, algo que ha contribuido al clima de tensión permanente que vive el país. La insistencia de China de que Tíbet se desarrolle económicamente a base de grandes inversiones es algo que muchos ven como ingrediente fundamental para las protestas tibetanas y las manifestaciones contra el gobierno chino por parte de los nativos.

 

Según la web de la Administración Central Tibetana (el gobierno tibetano exiliado en la India) las obras de infraestructura china en la meseta tibetana “ha marginalizado a los tibetanos y anima la llegada de migrantes chinos”.

 

“No hay participación local real en estos llamados proyectos de desarrollo”, denuncia el gobierno exiliado. “Los tibetanos, ya de por sí bajo una ocupación ilegal por parte de China, carecen de voz y son excluidos” de dichos proyectos.

 

A pesar de ser una cuestión política, una de las peores consecuencias de la presencia china en Tíbet es la destrucción de buena parte de su medio ambiente natural.

 

Fuente: Phayul.com

Video filtrado revela el trato al que la policía china somete a los tibetanos

 

Muchas gracias a Agurtzane8 que a través de Twitter ha compartido con nosotros este video recientemente filtrado. Es una grabación que realizó la propia policía china en 2008 y en el que se puede comprobar lo que es una realidad cotidiana para los tibetanos que viven en su propio país.

 

Se ruega compartir este video en redes sociales y a vuestros contactos por email. El Tíbet necesita que el mundo entero sepa cómo es tratado por el régimen Chino.

El programa “Desafío Extremo” dedica una montaña a los refugiados tibetanos

 

Ayer fuimos testigos de cómo Jesús Calleja y su equipo de Cuatro lograron en Ladakh el sueño de cualquier alpinista: Alcanzar la cima de una montaña que jamás había subido nadie antes. Para celebrarlo, y tras haberse encontrado con varias familias de nómadas tibetanos, decidieron bautizarla como “Pico Tíbet”.

 

Querido Jesús, queridos amigos, queremos felicitaros por una hazaña más y por supuesto daros las gracias por este merecido reconocimiento al pueblo tibetano en el exilio. Vuestro esfuerzo es reflejo del suyo, tanto como esperamos que vuestra victoria sea también la de ellos. Qué menos que haceros un pequeño hueco en nuestras noticias.

 

Enhorabuena y gracias.

¡Libertad Para Tíbet! estrena foro de debate

Hace unas semanas os preguntamos en nuestra página de Facebook qué os parecería tener una cuenta en Twitter independiente de SanghaVirtual.org y así es como nació twitter.com/libertadtibet.

 

Ahora ¡LPT! da un paso más allá: Os invitamos a conocer nuestro nuevo foro. Sí, un foro exclusivamente dedicado al Tíbet, el movimiento protibetano, actualidad, convocatorias y más. A falta de corregir un par de detalles, os invitamos a registraros y participar desde ya mismo y compartir cualquier tipo de duda o problema que tengáis.

 

Podéis visitarlo haciendo click en el menú de arriba, o directamente en www.sanghavirtual.org/forotibet

 

Esperamos que os guste.

“Ví cómo la policía disparaba en la cara a un niño de 16 años” en el Tíbet. Continúa en Madrid el proceso judicial contra Jiang Zemin

El juez Moreno.

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) – El médico estadounidense William Blake Kerr ha relatado ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno los abortos y esterilizaciones forzadas, torturas y asesinatos de niños que presenció en el Tíbet entre los años 1987 y 1991.

 

Kerr, que ha comparecido como testigo en la causa en la que se investiga el supuesto genocidio que el Gobierno de China habría cometido en este territorio, ha explicado a Europa Press que la primera vez que presenció este tipo de hechos fue en 1987, cuando durante un viaje turístico presenció la muerte de 12 personas que participaban en Lasha en una manifestación de protesta.

 

“Después de los disturbios vi como la policía disparaba en la cara a un niño de 16 años. Y a un amigo mío que me acompañaba como fotógrafo le detuvieron por llevar una pegatina con la bandera del Tíbet”, ha explicado antes de añadir que también pudo contemplar cómo las autoridades estirilizaron mediante una inyección a una joven embarazada de 19 años.

 

El testigo, que llevaba cuatro años esperando que Estados Unidos resolviera la comisión rogatoria dictada por la Audiencia Nacional para declarar en esta causa, volvió al Tíbet en tres ocasiones entre 1988 y 1990 para conseguir pruebas de estos hechos en cárceles y hospitales tibetanos, para lo cual se valió de una cámara oculta.

 

En la causa ejercen la acusación popular el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), la Fundación Casa del Tíbet y la acusación particular ejercida por el ciudadano español de origen tibetano Thubten Wangchen, que expresaron su satisfacción al considerar que esta declaración supone “un avance de la justicia universal en España por el Tíbet”.

 

Moreno investiga desde enero de 2006 el supuesto genocidio  sufrido el pueblo tibetano en los últimos 50 años tras admitir a trámite la querella que presentaron el Comité de Apoyo al Tíbet, la Fundación Casta del Tíbet y la Asociación Thubten Wangchen Sherpa Sherpa contra el ex presidente chino Jiang Zemin y otros seis exresponsables del Gobierno chino.

 

Artículo en Diario Público


El médico norteamericano William Blake Kerr se dio de bruces con la represión que las autoridades chinas ejercían sobre el pueblo tibetano y decidió tomar partido. Era 1987 y él había ido al Tíbet para escalar el Everest. Lo que vio allí cambió su vida y ayer contó al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno los atroces crímenes de los que fue testigo durante varios periodos: entre el 17 de septiembre y el 1 de octubre de ese año y entre 1991 y 1993.

 

Kerr llevaba cuatro años esperando para declarar en la Audiencia. Su testimonio fue acordado por el juez Moreno en septiembre de 2007 en la causa que él mismo había abierto en enero de 2006 para investigar el genocidio del pueblo tibetano. Como nunca fue citado en Estados Unidos, el testigo ha terminado viniendo a Madrid.

 

Fuentes presentes en la declaración señalaron que el magistrado prestó gran atención a sus palabras, que tuvieron que ser traducidas por un intérprete. Kerr explicó cómo en 1987 fue testigo, casi por casualidad, de la represión con la que China respondió a las manifestaciones que se celebraron en Lhasa. En una de ellas vio cómo un joven de 16 años recibió un tiro en la cara.

Hoy el templo de Jokhang es una atracción turística para chinos, pero durante la Revolución Cultural de Mao el propio ejército chino lo destrozó por completo. Es uno de los templos religiosos más importantes y bellos del mundo.

Pese a que en ese momento todavía no había ejercido la medicina sin supervisión, no lo dudó y se puso a atender a los heridos en medio de los disparos con los que las autoridades chinas reprimían a los manifestantes. Por las noches visitó monasterios y casas particulares donde habían sido trasladados los heridos, a los que procuraba atender sin disponer de medicinas.

 

Después volvió varias veces al Tíbet. Pero para entonces ya estaba preparado, y grabó lo que pudo ver en los hospitales que visitó. Dispone de más de cien horas de grabación, que los abogados que ejercen la acusación preparan para incorporar a la causa. Representan al Comité de Apoyo al Tíbet y a la Fundación Casa del Tíbet, así como al español de origen tibetano Thubten Wangchen.

Abortos por no saber chino

 

En esas cintas, según fuentes de la acusación, aparecen prácticas abortivas a la población tibetana aplicando un criterio puramente eugenésico. Kerr explicó que, a veces, únicamente por el hecho de que los progenitores desconocían el chino se asesinaba a sus bebés mediante inyecciones en el cerebro.

 

Además, aseguró ante el juez que muchos de los heridos que atendió en Lhasa habían sido víctimas de torturas, porque, como médico, no podía encontrar otra explicación a las heridas que presentaban.

 

Esta es la única causa por el genocidio del Tíbet que sigue abierta en la Audiencia Nacional, después del archivo de la abierta por la represión que se produjo en el país con motivo de los Juegos Olímpicos de Pekín.

 

Hoy hace 22 años: El Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz

Hermanos y hermanas:

 

Es un honor y un placer estar hoy entre ustedes. Me alegro realmente de ver muchos viejos amigos que han venido de diferentes rincones del mundo y de poder hacer nuevos amigos, a quienes espero encontrar de nuevo en el futuro. Cuando me encuentro con gente de diferentes partes del mundo, siempre recuerdo que todos nosotros somos básicamente iguales: todos somos seres humanos. Posiblemente vistamos ropas diferentes, nuestra piel sea de color diferente o hablemos distintos idiomas. Pero esto es superficial, en lo básico, somos seres humanos semejantes y esto es lo que nos vincula los unos a los otros. Además, es lo que hace posible que nos entendamos y que desarrollemos amistad e intimidad.

 

Pensando sobre lo que podía decir hoy, he decidido compartir con ustedes algunos de mis pensamientos sobre los problemas comunes con los que todos nosotros, como miembros de la familia humana, nos enfrentamos. Puesto que todos compartimos este pequeño planeta, tenemos que aprender a vivir en armonía y paz entre nosotros y con la naturaleza. Esto no es solamente un sueño, si no una necesidad. Dependemos los unos de los otros en tantas cosas que ya no podemos vivir en comunidades aisladas, ignorando lo que ocurre fuera de ellas. Cuando nos encontramos con dificultades necesitamos ayudarnos los unos a los otros, y debemos compartir la buena fortuna que gozamos. Les hablo solamente como otro ser humano, como un sencillo monje. Si encuentran útil lo que digo, espero que intenten practicarlo.

 

Hoy también deseo compartir con ustedes mis sentimientos con respecto a la difícil situación y las aspiraciones del pueblo del Tíbet. El Premio Nobel es un premio que ellos bien merecen por su valor e inagotable determinación durante los pasados cuarenta años de ocupación extranjera. Como libre portavoz de mis compatriotas cautivos, hombres y mujeres, siento que es mi deber levantar la voz en su favor. No hablo con un sentimiento de ira u odio contra aquellos que son responsables del inmenso sufrimiento de nuestro pueblo y de la destrucción de nuestra tierra, nuestros hogares y nuestra cultura. Ellos también son seres humanos que luchan por encontrar la felicidad y merecen nuestra compasión. Sólo hablo para informarles de la triste situación de hoy en día de mi país y de las aspiraciones de mi pueblo, porque en nuestra lucha por la libertad, sólo poseemos como única arma la verdad.

 

La comprensión de que somos básicamente seres humanos semejantes que buscan felicidad e intentan evitar el sufrimiento, es muy útil para desarrollar un sentido de fraternidad, un sentimiento cálido de amor y compasión por los demás. Esto, a su vez, es esencial si queremos sobrevivir en él, cada vez más reducido, mundo en el que vivimos. Porque si cada uno de nosotros buscamos egoísticamente sólo lo que creemos que nos interesa, sin preocuparnos de las necesidades de los demás, acabaremos no sólo haciendo daño a los demás, sino también a nosotros mismos. Este hecho se ha visto claramente a lo largo de este siglo. Sabemos que hacer una guerra nuclear hoy, por ejemplo, sería una forma de suicidio; o que contaminar la atmósfera o el océano para conseguir un beneficio a corto plazo, sería destruir la base misma de nuestra supervivencia. Puesto que los individuos y las naciones están volviéndose cada vez más interdependientes, no tenemos más remedio que desarrollar lo que yo llamo un sentido de responsabilidad universal.

 

En la actualidad, somos realmente una gran familia mundial. Lo que ocurre en una parte del mundo puede afectarnos a todos. Esto, por supuesto, no es solamente cierto para las cosas negativas, sino que es igualmente válido para los progresos positivos. Gracias a los extraordinarios medios de comunicación tecnológicos, no sólo conocemos lo que ocurre en otra parte, sino que también nos vemos afectados directamente por los acontecimientos de sitios remotos. Nos sentimos tristres cuando hay niños hambrientos en el Este de África. Del mismo modo, nos alegramos cuando una familia se reúne, después de una separación de décadas debida al Muro de Berlín. Cuando ocurre un accidente nuclear a muchos kilómetros de distancia, en otro país, nuestras cosechas y ganado se contaminan y nuestra salud y sustento se ven amenazados. Nuestra propia seguridad aumenta cuando la paz irrumpe entre las facciones que luchan enotros continentes.

 

Pero la guerra o la paz, la destrucción o la protección de la naturaleza, la violación o el fomento de los derechos humanos y libertades democráticas, la pobreza o bienestar material, la falta de valores esoirituales y morales o su existencia y desarrollo y la ruptura o desarrollo del entendimiento humano, no son fenómenos aislados que pueden ser analizados y abordados independientemente. De hecho, están muy relacionados a todos los niveles y necesitan ser tratados con ese entendimiento.

 

La paz, en el sentido de ausencia de guerra, es de poco valor para alguien que se está muriendo de hambre o de frío. No eliminará el dolor de la tortura inflingida a un prisionero de conciencia. Ni tampoco consuela a aquellos que pierden a sus seres queridos en inundaciones causadas por la insensata deforestación de un país vecino. La paz sólo puede durar allí donde los derechos humanos se respetan, donde la gente está alimentada y donde los individuos y las naciones son libres. La verdadera paz con nosotros mismos y con el mundo a nuestro alrededor, sólo se puede lograr a través del desarrollo de la paz mental. Los otros fenómenos mencionados anteriormente están igualmente relacionados. Así, por ejemplo, comprendemos que un medio ambiente limpio, riqueza o democracia tienen poco valor frente a la guerra, especialmente la guerra nuclear, y que el desarrollo material no es suficiente para asegurar la felicidad humana.

 

El progreso material es por supuesto, importante para el avance humano. En Tíbet dimos muy poca atención al desarrollo económico y tecnológico y actualmente nos damos cuenta de que esto fue una equivocación. Al mismo tiempo, el desarrollo material sin un desarrollo espiritual puede causar también graves problemas. En algunos países se concede demasiada atención a las cosas externas y muy poca importancia al desarrollo interior. Creo que ambos son importantes y deben ser desarrollados conjuntamente para conseguir un buen equilibrio entre los dos. Los tibetanos somos siempre considerados por los visitantes extranjeros como gente feliz y jovial. Esto forma parte de nuestro carácter nacional, arraigado en valores culturales y religiosos que acentúan la importancia de la paz mental conseguida por medio de generar amor y bondad hacia todos los seres vivos, humanos y animales. La clave es la paz interior: si se tiene paz interior, los problemas externos no afectarán el profundo sentido de paz y tranquilidad. En este estado mental se pueden afrontar las situaciones con razonamiento y tranquilidad, mientras se mantiene la felicidad interior. Esto es muy importante. Sin paz interior, por muy confortable que sea la vida material, aún se estará preocupado, molesto o triste por diferentes circunstancias.

 

Por lo tanto, está bien claro que tiene una gran importancia comprender la interrelación entre estos y otros fenómenos y considerar y tratar de resolver los problemas de una forma equilibrada que tenga en consideración los diferentes aspectos. Por supuesto, no es fácil. Peo el intentar resolver un problema tiene poco beneficio si actuando de esta forma creamos otros igualmente serios. Por tanto, no tenemos alternativa: debemos desarrollar un sentido de responsabilidad universal, no sólo en el aspecto geográfico, sino también con respecto a las diferentes cuestiones con las que se enfrenta nuestro planeta.

 

La responsabilidad no descansa sólo en los líderes de nuestros países o en aquéllos que han sido elegidos para hacer un tabajo concreto. Está individualmente en cada uno de nosotros. La paz empieza dentro de cada uno. Cuando poseemos paz interior, podemos estar en paz con todos a nuestro alrededor. Cuando nuestra comunidad está en un estado de paz, esta paz puede ser compartida con nuestras comunidades vecinas. Cuando sentimos amor y bondad hacia los demás, esto no sólo hace que los demás se sientan amados y protegidos, sino que nos ayuda también a nosotros a desarrollar paz y felicidad interior. Y hay maneras en las que podemos trabajar conscientemente para desarrollar sentimientos de amor y bondad. Para algunos de nosotros, la forma más efectiva de hacerlo es a través de las prácticas religiosas. Para otros, pueden ser prácticas no religiosas. Lo importante es que cada uno de nosotros hagamos un esfuerzo sincero de tomar seriamente nuestra responsabilidad por los demás y por el medio ambiente. (…). Muchas gracias.

 

Permítanme compartir con ustedes una corta oración que me da una gran inspiración y determinación:

 

“Por tanto tiempo como dure el espacio
y tanto tiempo como permanezcan seres vivos,
hasta entonces, pueda yo también permanecer
para disipar la miseria del mundo”.

 

Su Santidad el XIV Dalai Lama
Comité Nobel (Oslo)
10 de diciembre, 1989

Ya van doce: Otro tibetano se prende fuego

 

Uno de los monasterios de Chamdo

Un ex-monje budista se ha prendido fuego convirtiéndose en el decimosegundo tibetano que se auto-inmola este año en protesta por la represión china, según acaba de publicar el diario británico The Guardian.

 

Tenzin Phuntsog se ha prendido fuego en la prefectura de Changdu, en Tíbet. Ha sobrevivido y se encuentra en un hospital, según ha sabido International Campaign for Tibet por medio de contactos en el país. Es la única forma de acceder a la información, ya que los medios extranjeros tienen prohibida la entrada a Tíbet sin permiso previo.

 

Como siempre, las autoridades locales han dicho que no tienen ninguna información sobre el asunto, y la policía no ha querido hacer comentarios.

 

Tenzin fue monje en el monasterio de Karma, en Chamdo. Este campus fue cerrado por las autoridades, que pusieron como excusa que un edificio gubernamental cercano había recibido una supuesta amenaza de bomba en octubre pasado.