“Ví cómo la policía disparaba en la cara a un niño de 16 años” en el Tíbet. Continúa en Madrid el proceso judicial contra Jiang Zemin

El juez Moreno.

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) – El médico estadounidense William Blake Kerr ha relatado ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno los abortos y esterilizaciones forzadas, torturas y asesinatos de niños que presenció en el Tíbet entre los años 1987 y 1991.

 

Kerr, que ha comparecido como testigo en la causa en la que se investiga el supuesto genocidio que el Gobierno de China habría cometido en este territorio, ha explicado a Europa Press que la primera vez que presenció este tipo de hechos fue en 1987, cuando durante un viaje turístico presenció la muerte de 12 personas que participaban en Lasha en una manifestación de protesta.

 

“Después de los disturbios vi como la policía disparaba en la cara a un niño de 16 años. Y a un amigo mío que me acompañaba como fotógrafo le detuvieron por llevar una pegatina con la bandera del Tíbet”, ha explicado antes de añadir que también pudo contemplar cómo las autoridades estirilizaron mediante una inyección a una joven embarazada de 19 años.

 

El testigo, que llevaba cuatro años esperando que Estados Unidos resolviera la comisión rogatoria dictada por la Audiencia Nacional para declarar en esta causa, volvió al Tíbet en tres ocasiones entre 1988 y 1990 para conseguir pruebas de estos hechos en cárceles y hospitales tibetanos, para lo cual se valió de una cámara oculta.

 

En la causa ejercen la acusación popular el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT), la Fundación Casa del Tíbet y la acusación particular ejercida por el ciudadano español de origen tibetano Thubten Wangchen, que expresaron su satisfacción al considerar que esta declaración supone “un avance de la justicia universal en España por el Tíbet”.

 

Moreno investiga desde enero de 2006 el supuesto genocidio  sufrido el pueblo tibetano en los últimos 50 años tras admitir a trámite la querella que presentaron el Comité de Apoyo al Tíbet, la Fundación Casta del Tíbet y la Asociación Thubten Wangchen Sherpa Sherpa contra el ex presidente chino Jiang Zemin y otros seis exresponsables del Gobierno chino.

 

Artículo en Diario Público


El médico norteamericano William Blake Kerr se dio de bruces con la represión que las autoridades chinas ejercían sobre el pueblo tibetano y decidió tomar partido. Era 1987 y él había ido al Tíbet para escalar el Everest. Lo que vio allí cambió su vida y ayer contó al juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno los atroces crímenes de los que fue testigo durante varios periodos: entre el 17 de septiembre y el 1 de octubre de ese año y entre 1991 y 1993.

 

Kerr llevaba cuatro años esperando para declarar en la Audiencia. Su testimonio fue acordado por el juez Moreno en septiembre de 2007 en la causa que él mismo había abierto en enero de 2006 para investigar el genocidio del pueblo tibetano. Como nunca fue citado en Estados Unidos, el testigo ha terminado viniendo a Madrid.

 

Fuentes presentes en la declaración señalaron que el magistrado prestó gran atención a sus palabras, que tuvieron que ser traducidas por un intérprete. Kerr explicó cómo en 1987 fue testigo, casi por casualidad, de la represión con la que China respondió a las manifestaciones que se celebraron en Lhasa. En una de ellas vio cómo un joven de 16 años recibió un tiro en la cara.

Hoy el templo de Jokhang es una atracción turística para chinos, pero durante la Revolución Cultural de Mao el propio ejército chino lo destrozó por completo. Es uno de los templos religiosos más importantes y bellos del mundo.

Pese a que en ese momento todavía no había ejercido la medicina sin supervisión, no lo dudó y se puso a atender a los heridos en medio de los disparos con los que las autoridades chinas reprimían a los manifestantes. Por las noches visitó monasterios y casas particulares donde habían sido trasladados los heridos, a los que procuraba atender sin disponer de medicinas.

 

Después volvió varias veces al Tíbet. Pero para entonces ya estaba preparado, y grabó lo que pudo ver en los hospitales que visitó. Dispone de más de cien horas de grabación, que los abogados que ejercen la acusación preparan para incorporar a la causa. Representan al Comité de Apoyo al Tíbet y a la Fundación Casa del Tíbet, así como al español de origen tibetano Thubten Wangchen.

Abortos por no saber chino

 

En esas cintas, según fuentes de la acusación, aparecen prácticas abortivas a la población tibetana aplicando un criterio puramente eugenésico. Kerr explicó que, a veces, únicamente por el hecho de que los progenitores desconocían el chino se asesinaba a sus bebés mediante inyecciones en el cerebro.

 

Además, aseguró ante el juez que muchos de los heridos que atendió en Lhasa habían sido víctimas de torturas, porque, como médico, no podía encontrar otra explicación a las heridas que presentaban.

 

Esta es la única causa por el genocidio del Tíbet que sigue abierta en la Audiencia Nacional, después del archivo de la abierta por la represión que se produjo en el país con motivo de los Juegos Olímpicos de Pekín.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: