El trato de China a las minorías religiosas es “repugnante”, denuncia el Ministro de Exteriores canadiense mientras su país intenta vender petróleo al gigante asiático.

John Baird

 

REUTERS – El Ministro de Exteriores canadiense ha protagonizado hoy lunes un sonado ataque verbal contra el “repugnante” trato de China hacia las minorias religiosas, cuando faltan apenas unas semanas para que el Primer Ministro Stephen Harper viaje a Pekín para intentar vender más petróleo a China. El comentario de John Baird ha sido toda una sorpresa, dado que el gobierno de centro-derecha canadiense ha ido mermando con el tiempo sus críticas a las violaciones de los derechos humanos en China para favorecer el comercio.

 

Baird dijo durante un discurso en Inglaterra que hablaría contra lo que considera ataques a la libertad religiosa: “En China vemos pastores católicos romanos, clérigos y congregaciones rezando fuera de los límites impuestos por el estado, siendo objeto de contínuas redadas y arrestos”.

 

“Vemos practicantes de Falun Gong, budistas tibetanos y musulmanes uyghures enfrentándose a altercados y a intimidación física. Estos actos repugnantes ocurren en plena cara de nuestros principios y valores básicos”, expresó. China ha comenzado a encarcelar a escritores acusándoles de subversión, al parecer adelantándose a una transición en el liderazgo del régimen dentro de unos meses.

 

Ni el portavoz de Harper ni la Embajada de China en Canadá han atendido a la prensa.

 

Algunos conservadores siempre han sospechado de China y en principio no ha quedado claro si las palabras de Baird llegan animadas por la propia sociedad: “El ministro ha dicho personalmente en incontables ocasiones que debe sacar a relucir cuestiones complicadas y que debía estar preparado para ello, sin importar quién estuviera al otro lado de la mesa, y este es uno de esos casos”, ha explicado Joseph Lavoie, portavoz del ministerio.

 

Ya en 2011 Baird aseguró que crearía una oficina de libertad religiosa que, según ha dicho hoy, “ayudará a Canadá a hablar cuando vea casos de intolerancia y odio religioso”.

 

El Primer Ministro, Harper, acompañado de Ed Fast, Ministro de Comercio Internacional, visitará China durante la segunda semana de febrero y ha dejado claro que hablará sobre exportación de energía. Ottawa tiene intención de vender más petróleo a China coincidiendo con la decisión de Estados Unidos de cerrar el oleoducto TransCanada Keystone XL, que transporta crudo desde Alberta hasta las refinerías de Texas.

 

El gobierno canadiense, actualmente con los ojos puestos en el mercado energético chino, apuesta abiertamente el plan de la empresa Enbridge de abrir un oleoducto que conectaría Alberta directamente con la costa del Pacífico, lo que facilitaría el transporte de crudo hacia Asia.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: