Chen Quanguo: La delgada linea entre el orgullo nacional y la locura sectaria

 

El máximo responsable del Partido Comunista de la llamada Región Autónoma del Tíbet ha pedido que se impongan más limitaciones en los requisitos para contratar servicios de internet y telefonía móvil, además de más control sobre el uso que se hace de internet.

 

En un comunicado publicado por su oficina el miércoles, y haciendo gala de la habitual demagogia del régimen, Chen Quanguo dijo que estas medidas ayudarían a asegurar “la seguridad absoluta de la ideología y la cultura del Tíbet”. Chen, que tomó posesión de su cargo el pasado mes de agosto, pidió “un desarrollo comprensible del sector de los servicios en Tíbet”, incluida la señal de televisión que se recibe en viviendas y monasterios de toda la región.

 

Estas medidas, según Chen, “permitirán que las líneas y políticas del Partido sean efectivamente transmitidas a decenas de miles de viviendas, llegando a los corazones de gentes de diversas etnias, así como a los patrióticos y piadosos monjes y monjas”.

 

Para estar mejor equipados ideológicamente para “luchar contra la camarilla del Dalai y otros factores que buscan sublevarse contra China en nombre de los derechos humanos, la democracia, la religión y la protección medioambiental”, Chen ha pedido a todos sus oficiales que estudien marxismo-leninismo, el Pensamiento de Mao, la Teoría de Den Xiaoping y la Triple Representatividad de Jian Zeming.

 

Desde que tomó el control de Lhasa, Chen se ha servido de la propaganda así como de tácticas de espionaje para aplastar en todo lo posible el estilo de vida tradicional tibetano a través de la ideología comunista más rancia e intransigente.

 

En noviembre de 2011, Chen hizo llegar nada menos que 20.000 oficiales chinos a poblaciones tibetanas para “esposar el patriotismo y el amor por China” además de “reesculpir las mentes de los tibetanos”, reconociendo con toda desfachatez la intención china de someter a los tibetanos a un descarado lavado de cerebro.

 

Apenas echaba a rodar el 2012, Chen distribuyó más de un millón de banderas chinas y retratos de cuatro generaciones de líderes chinos entre monasterios, escuelas, oficinas y granjas del Tíbet para ser expuestas de forma obligatoria.

 

Tras la ola de auto-inmolaciones y protestas masivas, ha sido también Chen Quanguo el responsable de multiplicar hasta lo enfermizo la presencia militar y el control policial en Tíbet, y quien ha amenazado a sus oficiales con duras condenas para quien consientan cualquier señal de rebelión tibetana.

 

Fuente: Phayul

 

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: