Cuatro congresistas pedirán que Italia y la UE presionen a China

Su Santidad en un encuentro anterior con Vernetti (a la izquierda) y otro de los delegados.

 

Una delegación de parlamentarios italianos que viajó el pasado fin de semana a Dharamsala ha declarado que harán campaña para que el gobierno de Italia y a la Unión Europea presionen a China y exijan “el cese inmediato” de la violencia en el Tíbet.

 

“Pedimos claramente a los gobiernos italiano y europeo que de los pasos formales necesarios para un encuentro cara a cara con la República Popular China, solicitando el cese inmediato de la violencia contra el pueblo tibetano y los monjes y monjas tibetanos, y el establecimiento de un clima de diálogo y tolerancia en las áreas habitadas por el pueblo tibetano”.

 

Los parlamentarios, que celebraron una rueda de prensa ayer, declararon que presionarán al gobierno chino para que se reanuden cuanto antes los diálogos con los enviados del Dalai Lama o bien de la Administración Central Tibetana. Según explicó el Kalon Tripa el pasado sábado, el exilio está listo para enviar representantes para retomar las conversaciones en cualquier momento, además de culpar al enviado chino de “invertir mucha más energía viajando alrededor del mundo y atacando furiosamente a Su Santidad el Dalai Lama y a la Administración Central Tibetana” que dialogando.

 

La delegación, formada por cuatro políticos italianos, se reunieron con Su Santidad el Dalai Lama, el Primer Ministro y el Kashag: “Ayer nos reunimos con Su Santidad y tuvimos una larga charla sobre la relación sinotibetana”, dijo Gianni Vernetti. “Necesitamos a China, pero China también nos necesita a nosotros [Europa] más que nunca. Todo es interdependiente”, dijo respondiendo a una pregunta de un periodista.

 

Los cuatro italianos han expresado que su presencia en la conmemoración del 10 de marzo en Dharamsala fue en solidaridad con el pueblo tibetano en un momento tan duro como este: “Estos episodios”, ha expresado la delegación en un comunicado refiriéndose a las inmolaciones, “son la evidencia de la desesperación extrema a la que se ha conducido al pueblo tibetano y su religión a través de la negación sistemática de uno de sus derechos fundamentales más importantes: la libertad de expresión y la libertad de practicar abiertamente su religión”.

 

Pidiendo “cambios dentro de China”, los delegados señalaron que los desarrollos producidos después de las protestas masivas en la ciudad china de Wukan -que algunos han llegado a señalar como “el 15-M chino”- son muestras positivas.

 

“Para que les crean y les respeten, China necesita un cambio. Necesita democratizar sus instituciones”, ha dicho Vernetti.

 

Fuente: Phayul.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: