Archive | junio 2012

Tibetana de diecisiete años retenida en estado crítico tras brutal paliza de policías chinos

 

Una chica tibetana se encuentra en estado crítico tras recibir una brutal paliza por parte de la policía china cuando protestaba en solitario contra la ocupación de China sobre su país.

 

Según testigos, Jigme Dolma, de 17 años, llevó a cabo su protesta en la región de Kardze el pasado día 24 de junio. Al parecer gritaba reclamando libertad para el Tíbet y el regreso de Su Santidad el Dalai Lama, tal y como reclamaron los más de cuarenta tibetanos que se han prendido fuego hasta ahora para llamar la atención del mundo.

 

Dolma fue trasladada a un hospital del gobierno en estado crítico, según han podido saber sus allegados. En estos momentos no se sabe en qué condición se encuentra ni dónde está, aunque se sospecha que tiene gravísimas heridas en brazos y piernas como resultado de las palizas de la policía.

 

Otro detenido en Serthar

 

Tsultrim (40)

En otro caso, un hombre de cuarenta años llamado Tsultrim que fue detenido por la policía china en Serthar en febrero todavía se encuentra incomunicado en una prisión de Dartsedo. Ayer, el gobierno tibetano en el exilio hizo saber que las autoridades chinas ni siquiera le han acusado de cargo alguno desde entonces, y le han prohibido establecer contacto con ningún visitante.

 

Se cree que la detención de Tsultrim podría estar relacionada con la manifestación que hubo en Serthar a finales de enero, cuando la policía china abrió fuego indiscriminadamente contra los tibetanos que se habían concentrado pacíficamente delante de una comisaría.

 

Tsultrim tiene esposa y un bebé de año y medio.

 


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


Anuncios

Fundado en Dharamsala el ‘Congreso Nacional Tibetano’

 

Durante una reunión que se extendió a lo largo de todo el pasado martes, se consensuó por unanimidad establecer un “Congreso Nacional Tibetano” que trabajará por la restauración de la independencia del gobierno chino.

 

Coincidiendo con el centenario de la Declaración de Independencia proclamada por Su Santidad el 13º Dalai Lama en 1913, los protagonistas de la independencia tibetana que acudieron a la reunión decidieron también convocar un encuentro internacional el año que viene para discutir sobre formas de fortalecer el grupo y su trabajo por la independencia. El ex-Kalon Tripa, Sonam Topgyal, que actuó como invitado principal, expresó su deseo de que esta nueva organización sea todo un éxito.

 

Los participantes, divididos en tres grupos, deliberaron sobre un listado de asuntos, entre los que se encontraban formas de fortalecer el movimiento independentista, una conferencia internacional y otras actividades en 2013, estudiar estrategias relacionadas con la oleada de inmolaciones, o coordinar actividades con otros grupos e individuos que trabajen por la independencia tibetana.

 

Entre los asistentes se encontraban activistas nacionalistas como Jamyang Norbu y Lhasang Tsering, y varios miembros del Parlamento, que mostraron su apoyo al nuevo proyecto.

 

Al parecer, el Congreso Nacional Tibetano serviría como paraguas para englobar a varias otras organizaciones nacionalistas tibetanas así como individuos que trabajen activamente por la causa.

 


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


Tíbet cuenta con dos mártires más: Se inmolan dos jóvenes en Zatoe

 

Según se ha sabido, dos jóvenes tibetanos se han prendido fuego en Zatoe (Keygudo, Kham) mientras pedían la independencia del Tíbet y el regreso de Su Santidad el Dalai Lama.

 

Ngawang Norphel (22) y Tenzin Khedup (24) se prendieron fuego alrededor de las 15:30, hora local. Ambos llevaban banderas tibetanas en las manos en aquel momento. Tenzin Khedup falleció en el acto, mientras que se desconoce el estado de Ngawang Norphel.

 

Jamyang Soepa, miembro del comité del Parlamento Tibetano en el Exilio ha confirmado que los dos jóvenes pedían la independencia y deseaban larga vida al Dalai Lama antes de prenderse en llamas.

 

 

Según se ha sabido, Tenzin es natural de Tridu. Sus padres son Legdup y Kyizom. Ngawang se cree que podría haber llegado desde Ngaba.


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


“Nos espera una larga marcha”: Entrevista con una exiliada tibetana de visita a Barcelona

 

La Vanguardia — Cuesta imaginar que la pequeña Phuntsok Nyidron haya sufrido torturas y vejaciones durante 15 años. Esta exmonja tibetana conoció la dureza de lascárceles chinas por participar, con 19 años, en una manifestación pacífica a favor de la independencia delTíbet. Dice que lo vivido no se puede explicar en el escaso tiempo de una entrevista, no es fácil relatar tanto dolor. “Me robaron la juventud”, dice con amargura.

 

Hoy Phuntsok Nyidron vive lejos de su tierra, su salida de la cárcel no le trajo la libertad y tuvo que dejar a los suyos y salir a un mundo que ni siquiera imaginaba que existía. “Yo sólo conocía la India, por que allí es donde vive el Dalai Lama”, explica. Pero todas estas renúncias no le han hecho perder la esperanza en lograr un Tíbet independiente ni su tenacidad en la defensa de los derechos de los tibetanos. La exmonja budista visitó laCasa del Tíbet de Barcelona para explicar su experiencia en una conferencia.

 

Es difícil saber lo que ocurre en el Tíbet dado el bloqueo informativo del gobierno chino, pero parece que los monjes budistas están liderando la oposición.


Sí, los monjes están llevando a cabo protestas en forma de inmolaciones para denunciar que la situación es desesperada, el Tíbet está ardiendo. China no respeta los derechos humanos, no hay libertad, no nos permiten enseñar en nuestra lengua ni nuestras tradiciones, controlan a los monjes, y cada año envían a más chinos para que al final sean mayoría. Por eso ofrecen su cuerpo como forma de denuncia. Por un lado es una pena, pero por otro es una gran acción.

 

¿Y por qué son ellos los líderes y no los laicos?


Es normal, los laicos tienen familia, tienen hijos, abuelos… En cambio, los monjes no tienen tanto por lo que preocuparse. Además, como viven juntos, se organizan.

 

Hace un par de semanas hubo más de 600 detenciones tras la inmolación de una madre en Lhasa.


La situación es crítica, aunque no tengo información de primera mano ya que no puedo llamar a mi familia para saber lo que pasa. Todas las llamadas están controladas por el Gobierno chino.

 

¿Por qué la inmolación?

 

No es tradicional en el Tíbet, no había pasado antes y estamos pidiendo que se detengan, pero creo que seguirán haciéndolo hasta que el Gobierno chino mejore su trato hacia nuestro pueblo.

 

Por desgracia usted conoce bien la represión china…


Pasé 15 años de mi vida en la cárcel, me maltrataron, me torturaron. Necesitaría demasiado tiempo para explicarlo. Me privaron de libertad en el momento en que tenía más energía, en el que estaba preparándome para la vida. Estuve entre rejas desde los 19 años a los 34 por gritar junto a otras seis monjas “Libertad para el Tíbet y larga vida al Dalai Lama”. En aquel entonces ni siquiera estaba permitido vestir el hábito de monja, y nos vestimos con ropa parecida. La policía china nos golpeó tan fuerte que les rompieron los brazos y las piernas a algunas de mis compañeras. Nos salvó la vida la gente, que desde sus casas empezó a suplicar que no nos pegaran más. Acabamos todas en la cárcel, como tantos otros tibetanos, las prisiones están llenas.

 

¿Qué es lo que podría ocurrir tras la muerte del Dalai Lama? ¿China aceptará a un sucesor elegido en el Tibet o podría ocurrir que Pekín impusiera a su candidato, como hizo con el Panchen Lama?


Cuando el Dalai Lama muera, el gobierno chino va a manipular muchas cosas, habrá conflicto con los tibetanos por la búsqueda de la reencarnación del Dalai Lama. Por otro lado, el Dalai Lama ha dicho muchas veces que no nos preocupemos, que el futuro del Dalai Lama depende del Dalai Lama mismo. Antes de morir dejará instrucciones completas sobre el futuro. A pesar de eso estamos relajados y contentos por que todavía está vivo y ha dicho muchas veces que en su vida se perdió el Tíbet y en su vida se recuperará. Nosotros confiamos en eso.

 

¿Es realista hablar de la independencia del Tíbet o ahora se ha aparcado esa idea para apostar por la autonomía?


El motivo por el que fui a la cárcel fue por que defendía la independencia. Tíbet siempre ha sido históricamente un país independiente, China nos invadió en 1959 y por este motivo siempre creeré en la independencia. A pesar de eso, desde mi salida de la cárcel he estado estudiando sobre lo que significa la autonomía, que era una palabra nueva para mi. El Dalai Lama, que tiene mucha sabiduría, dice que para conseguir cosas grandes, primero hay que empezar por las pequeñas. Nuestro objetivo es la independencia, pero el camino es la autonomía.

 

¿Por qué tuvo que salir del Tíbet tras su liberación? ¿Temía por su seguridad o por la de su familia?


Tras mi liberación, en 2004, me tenían bajo vigilancia, no me podía reunir con nadie. A pesar de eso, varias delegaciones extranjeras se preocuparon por mi situación y trataron de hablar conmigo. Era muy difícil, por que yo no hablo inglés y siempre había un funcionario chino traduciendo. Finalmente me consiguieron un visado para viajar a Washington con la excusa de hacerme una revisión médica. Desde entonces no he vuelto al Tíbet. Cuando estaba en la cárcel jamás me imaginé que saldría de mi país. Ni siquiera sabía lo que había fuera. Yo solía soñar con ir a la India para conocer al Dalai Lama.

 

¿Y cumplió su sueño?


Sí, cuando llegué Washington el Dalai Lama visitó la ciudad y me recibió. Después le he visto en varias otras ocasiones, así que pude cumplir mi sueño a nivel personal, pero mi sueño colectivo todavía no lo he cumplido, por que todavía los tibetanos no tenemos independencia ni libertad. Nos espera una larga marcha.


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


El “caminante solitario” Tsetan Dorjee, sentenciado a más de cinco años de prisión en Nepal

La policía de Nepal es experta en tratar a los refugiados tibetanos por la fuerza bruta

De forma inesperada, un tribunal de Nepal ha sentenciado hoy a Tsetan Dorjee, el tibetano que marchaba desde la India hacia el Tíbet, a cinco años y cinco meses de prisión, además de veinticinco días más por entrar ilegalmente en el país. Dorjee ha sido retenido durante casi dos meses antes de ser condenado. Fue detenido por la policía de Nepal en Thumpo Rin, a 15 kilómetros de Kathmandú, el 21 de mayo.

 

Mogru Tenpa, un miembro del Parlamento Tibetano en el Exilio que está siguiendo el caso con especial interés y que incluso acompañó personalmente a Tsetan a la frontera, ha declarado: “Durante su detención, Tsetan Dorjee se negó a sobornar a la policía y se mantuvo firme en su meta de seguir marchando hacia el Tíbet. Como resultado, ha sido condenado de esta forma tan severa”.

 

En este momento no se sabe si Dorjee podrá trasladar la sentencia a un tribunal superior.

 

Las autoridades chinas ya han dejado claro que no sólo reprimirán a los tibetanos en su propio país, sino también a los que se encuentren en Nepal, con la colaboración de la policía de este país.

 


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


ÚLTIMA HORA: Tragedia en Amdo. Ya son 40 los tibetanos inmolados.

Imagen de una protesta de estudiantes tibetanos en Chentsa, el pasado mes de abril

 

Según informaciones contrastadas, Tamding Thar (40) se prendió fuego en la región de Amdo Chentsa (Tíbet) en una protesta contra el gobierno chino, hoy alrededor de las 6:30 de la mañana, hora local. Falleció en el acto.

 

En declaraciones a Phayul, Ghangri, un monje tibetano residente al sur de la India, lo ha confirmado: “Hablamos con nuestros contactos en la zona y nos han dicho que Tamding Thar, tristemente ha fallecido”.

 

También se ha conocido que la seguridad oficial se ha multiplicado masivamente en el lugar y toda la zona está casi completamente bloqueada: “La gente con la que hemos hablado nos ha confirmado ahora mismo que las tropas chinas están llegando en gran número a la región”, dice Ghangri. “Nos han pedido que no les llamemos durante un tiempo”.

 

Hace alrededor de una hora, la famosa blogger tibetana residente en Pekín, Woeser, ha publicado en Twitter que Tamding Thar llevó a cabo la protesta delante de una comisaría de policía en Chentsa. Poco después los agentes aplacaron las llamas y se lo llevaron por la fuerza.

 

Según se ha sabido, después de la inmolación, varios cientos de tibetanos se han congregado delante de la oficina de administración del gobierno en la región, demandando la devolución del cuerpo a la familia.

 

Con Tamding, ya son cuarenta los tibetanos que se han inmolado desde 2009 en protesta por la represión china y reclamando el regreso de Su Santidad el Dalai Lama.

 


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


Nueve peregrinos tibetanos son retenidos, maltratados y multados durante nueve días en la frontera con Nepal.

 

El Centro de Recepción de Refugiados Tibetanos en Kathmandú.

La policía fronteriza china ha expulsado por la fuerza a un grupo de peregrinos tibetanos que intentaban volver a su país desde Nepal, tras confiscar sus permisos de residencia y haberlos retenido durante una semana.

 

Se calcula que hay unos 20.000 refugiados tibetanos en Nepal, y Pekín es cada vez más agresiva, exigiendo al gobierno de Kathmandú que restrinja sus actividades y tome medidas represivas contra ellos.

 

El grupo de peregrinos expulsado a Nepal era originario de la prefectura tibetana de Nagchu y se componía de cinco hombres y cuatro mujeres, de entre 20 y 50 años de edad. Todos ellos recibieron brutales palizas durante dos días por parte de la policía china y luego fueron puestos a disposición de las autoridades de inmigración nepalíes. Un oficial chino les acompañó personalmente a Kathmandú.

 

Ahora, los oficiales nepalíes reclaman grandes sumas de dinero para ponerlos en libertad, pidiendo primero 9.000 rupias (unos 82 euros), después 10.000 (92 euros) y finalmente 100.000 rupias a cada uno de ellos (lo que se traduce en casi 8.200 euros en total, una auténtica fortuna para un tibetano).

 

Según ha declarado Sambhu Lama, de la organización pro-derechos humanos nepalí HURON, el grupo llegó por primera vez a Kathmandú a mediados de diciembre, al parecer con intención de quedarse. Los tibetanos tienen pleno derecho a quedarse a vivir en Nepal, ya que según una resolución de la ONU, son considerados refugiados políticos: “Vivieron en el Centro de Recepción de Tibetanos y se registraron allí”, dice Sambhu Lama.

 

Fueron identificados como las mujeres Tenzin Chonzom (49), Quma Tenzin Sangmo (44), Sonam Lhandon (20), Luse (40) y los hombres Tamding (23), Tenzin Higual (26), Du Wang (20), Lu Sang (25) y Dam Cheng (20).

 

Antes de ser entrevistados para concederles asilo, el grupo decidió viajar a la India en enero para acudir a la celebración de Kalachakra, dirigida por Su Santidad el Dalai Lama, para volver después al Tíbet: “Fueron a Kalachakra, hicieron peregrinación por la India, y se quedaron allí durante unos meses porque les llegaron rumores de que se habían establecido campamentos de reeducación [patriótica china] en Tíbet para los peregrinos que habían estado en Kalachakra. Sólo decidieron volver a Tíbet cuando supieron que aquellos peregrinos ya estaban siendo puestos en libertad y la situación parecía haberse calmado”.

 

La policía los paró en la frontera entre Nepal y Tíbet ya que, según los agentes chinos, no tenían “el pase correcto” para volver a entrar. El grupo fue retenido y maltratado durante nueve días antes de ser devuelto a las autoridades de Nepal.

 

Ahora se enfrentan a multas por entrar ilegalmente en Nepal -recordemos una vez más que los tibetanos tienen derecho a entrar y solicitar asilo en ese país- y otras supuestas “faltas”, dice Sambhu Lama, explicando que cuando puedan pagar las multas serán trasladados a la frontera con India, acompañados por un oficial de inmigración nepalí.

 

“Sin embargo, los detenidos no tienen nada de dinero para poder costear las multas, así que nos hemos puesto en contacto con organizaciones tibetanas en Kathmandú para que nos ayuden”, dice.

 


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.