Se confirma que un monje tibetano fue torturado hasta morir tras las protestas de enero en Drakgo

 

El cuerpo sin vida de Norpa Yonten, uno de los monjes asesinados el 23 de enero.

 

Cuatro meses después de torturar a un monje tibetano por su supuesta relación con una protesta pacífica, las autoridades chinas han revelado ahora que el monje está muerto.

 

Tsering Gyaltsen (40), del monasterio de Kham Dragko, fue arrestado el 9 de febrero, después de las protestas multitudinarias que tuvieron lugar en Dragko el 23 de enero.

 

“En aquel momento se dijo que la policía china le había partido la espalda durante las palizas. Aparte de aquello, no se conocían más detalles sobre su condición ni su paradero”, ha informado hoy la Administración Central Tibetana. “Ahora se ha sabido que murió el mismo día en que fue arrestado en un hospital cercano, debido a lesiones diversas”.

 

Tsering Gyaltsen nació en Dragko Norpa (Kham), hijo de Sangdor y Tsemo.

 

Cientos de tibetanos se echaron a las calles de Dragko el 23 de enero, el primer día del Año Nuevo chino, pidiendo libertad para Tíbet y el retorno de Su Santidad el Dalai Lama desde el exilio. Las autoridades chinas reaccionaron abriendo fuego indiscriminadamente contra los manifestantes pacíficos, matando o hiriendo a un gran número de personas.

 

Las autoridades chinas de la zona dieron comienzo a una gran caza de tibetanos, matando o arrestando a quienes sospecharan de haber participado en la manifestación.

 

El mismo 9 de febrero, la policía china asesinó a dos hermanos, Yeshi Rigsel y Yeshi Samdup, que se habían intentado esconder en las montañas. Rigsel estaba herido de bala tras recibir un disparo durante la protesta.

 

Durante el tiroteo, su madre Ama Sang Lha (70) y otro hermano, Yonten Sangpo, también sufrieron heridas de bala. Ama Sang Lha recibió un disparo en el brazo y un tiempo después le tuvo que ser amputado.

 

El 29 de marzo, Gonpo Rigzin (25) se suicidó apuñalándose a sí mismo en Dragko cuando la policía estaba a punto de apresarle por haber participado en la protesta. Poco antes le había dicho a su familia que prefería matarse antes que dejar que la policía china le arrestase y torturase.

 

Además, desde entonces, 16 tibetanos de la región de Drakgo han sido sentenciados por tribunales chinos a penas de entre nueve meses y cadena perpetua, tanto monjes como laicos, por su supuesta participación en las protestas del 23 de enero. Los tibetanos no tienen ninguna garantía de defensa cuando se enfrentan a los tribunales chinos.

 

Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: