Archive | julio 2012

Cálida bienvenida de tibetanos musulmanes al Dalai Lama a Cachemira

Su Santidad se ríe junto a un grupo de ancianas tibetanas en Cachemira.

 

Dirigiéndose a un grupo de musulmanes tibetanos en el estado indio de Jammu y Cachemira, Su Santidad el Dalai Lama dió la bienvenida la semana pasada a los jóvenes tibetanos musulmanes a unirse a la Administración Central Tibetana.

 

El lider espiritual, hablando en tibetano, señaló la importancia de la necesidad de compartir las responsabilidades durante los momentos difíciles, haciendo hincapié en que “todos los tibetanos son uno, independientemente de sus distintas religiones”.

 

El Dalai Lama se encuentra en un viaje de una semana de duración a Srinagar, la capital del estado norteño de Jammu y Cachemira, tras ser invitado por el Ministro regional de turismo, Ngawang Rinzin Jora.

 

Miles de personas, incluidos tibetanos musulmanes, y el Ministro Jefe de Jammu y Cachemira, Omar Abdullah, saludaron al Dalai Lama en una gran recepción público celebrada en honor de Su Santidad en la Escuela Tibetana Pública de Srinagar.

 

Su Santidad aseguró estar contento de encontrarse con los tibetanos musulmanes después de tanto tiempo -la última vez que visitó esta región fue en 1988- y apreció su duro trabajo y dedicación en la escuela tibetana local.

 

Sin embargo, no hay ningún musulmán en el gobierno tibetano exiliado: “Antes había dos musulmanes sirviendo a la Administración Central Tibetana, pero después uno se jubiló y otro dimitió. Así pues, por el momento, no tenemos ningún musulmán en la Administración”, explicaba a Phayul un funcionario de la Comisión de Servicios Públicos.

 

Dirigiéndose al Ministro Jefe de Jammu y Cachemira, Omar Abdullah, durante la ceremonia, el Dalai Lama dijo haber conocido personalmente a tres generaciones de la familia Abdullah, asegurando que el Ministro Jefe es un líder joven, enérgico y visionario, quien en su presentación se refirió a la violencia que se vivió en la región recientemente “pero ahora con la bendición del líder espiritual tibetano, la paz y la tranquilidad prevalecerá en el estado”.

 

Tras la recepción, Su Santidad visitó la mezquita tibetana. La mayoría de los tibetanos islámicos de la zona son descendientes de la relación entre mujeres tibetanas y comerciantes locales que se establecieron en el Tíbet hace siete siglos, volviendo a abandonar el país tras la invasión de China.

 

El estado de Jannu y Cachemira está en el extremo norte de la India. Gran parte de su territorio es la región de Ladakh, conocido como "el Tíbet fuera del Tíbet". La otra mitad es de mayoría musulmana.

Además de musulmanes, por supuesto son muchos los tibetanos budistas los que viven en Jammu y Cachemira, aunque suelen ser residentes de campos de refugiados.

 

Próximamente Su Santidad el Dalai Lama tiene previsto visitar la región de Ladakh, que ocupa la mitad oriental del estado, donde visitará campos de refugiados tibetanos y dará enseñanzas budistas.

Anuncios

Fallece otro monje más tras inmolarse en Barkham (Tíbet)

Venerable Lobsang Lozin

Dossier Tibet — Lobsang Lozin, monje del Monasterio de Gyalrong Tsodun Kirti (Barkham, Tibet) se prendió fuego mientras voceaba y caminaba hacia la oficina gubernamental local alrededor de las 12 del mediodía, hora local. Murió en el acto.

 

Se están organizando en estos momento los preparativos para su funeral y las oraciones pertinentes. Lobsang Lozin era hijo de Jorgye y Tsepopo, y uno de los mejores estudiantes del monasterio. Gyalrong Tsodun Kirti está situado a unos 85 kilómetros del condado de Barkham.

 

Tras su protesta, tal y como se esperaba, un enorme contingente de policía armada se ha trasladado a la zona. Los vecinos han bloqueado un puente para evitar la entrada de las autoridades, por miedo a enfrentamientos.

 

Los dos monjes que fallecieron inmolándose el 30 de marzo de este mismo año, Chime Palden y Tenga Dhargyal, pertenecían al mismo monasterio.


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


http://www.tomalatele.tv/web/

Otro joven tibetano se inmola a las afueras de Lhasa

Un negocio chino en Damshung

 

Un joven tibetano de un pueblo a las afueras de Lhasa (Tíbet) se prendió fuego el pasado fin de semana en protesta contra la dominación china. Gritó eslóganes a favor del Dalai Lama mientras se inmolaba en el condado de Damshung, en la prefectura de Lhasa.

 

Pudo caminar unos cien metros en llamas antes de desplomarse. La policía se lo llevó inmediatamente, supuestamente para facilitarle asistencia sanitaria. Nadie tiene permiso para verle después de que llegase al hospital, mientras que los agentes advertían a los demás tibetanos con no hablar con nadie de lo que había pasado.

 

Las autoridades, como era de esperar, han multiplicado la vigilancia en Dhamshung desde el incidente. Todas las lineas de teléfono han sido cortadas y los tibetanos que viven en Lhasa capital tienen prohibido establecer contacto con sus parientes o conocidos en Damshung.


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.


Amenazas y sobornos de la policía china envuelven de misterio la muerte de un lama y su sobrina

 

Dossier Tibet — Un alto lama tibetano y su sobrina, también religiosa, fallecieron el 6 de mayo, se ha sabido ahora. Aquel día, Thubten Nyandak Rimpoché (45) y su sobrina Atse (23) se encontraban rindiendo tributo a los tibetanos que habían fallecido auto-inmolándose. Las lámparas de mantequilla que usaban como ofrecimiento hicieron que su casa se prendiera en llamas.

 

Las autoridades chinas decidieron que había sido un accidente, por lo que los medios no dieron difusión al suceso. Thubten Rimpoché fue abad del monasterio de Dzokchen, donde se han producido algunas de las protestas. Era un fuerte defensor de los derechos de los tibetanos, su cultura y su unión como nación. Por su parte, su nieta Atse también era conocida por sus grandes esfuerzos a favor del Tíbet.

 

Varios días antes, Rimpoché había organizado una ceremonia de oraciones en honor de los tibetanos inmolados. Con ese motivo, dió un discurso sobre planes futuros de ofrecer su apoyo al Movimiento Rangzen. Al finalizar, los monjes y otros asistentes hicieron ofrecimientos con lámparas de mantequilla, como es costumbre en Tíbet. El día antes de su fallecimiento, pidió a sus estudiantes que llevasen las lámparas a su casa, algo en lo que colaboraron también sus discípulos chinos.

 

El día 6 de mayo por la mañana, Rimpoché y Atse rezaban en su vivienda. En una llamada telefónica a sus parientes, dijo que era necesario hacer una buena obra y que ofrecerían todas aquellas lámparas en beneficio de quienes se habían prendido fuego por la causa. Poco después la casa empezó a arder y Rimpoché y Atse fueron encontrados muertos.

 

La policía llegó y declaró que se había tratado de un accidente y que los parientes no se habían sacrificado voluntariamente. La policía también prohibió a los vecinos hablar del asunto en público. Temiendo que las autoridades cerrasen el monasterio, su supervisor estuvo de acuerdo en obedecer la orden china.

 

Los parientes de Rimpoché han aceptado la versión de las autoridades, que les han ofrecido 10.000 yuans (unos 1.280 euros) y varios sacos de arroz a cambio por su silencio. Muy pocas agencias de noticias han hablado del incidente, que se calificó de “incendio accidental”. Los vecinos no los han proclamado como mártires por miedo a represalias. Sin embargo, en realidad la comunidad sí cree que tal vez se hubieran inmolado por la causa tibetana.

 

Aunque Thubten Rimpoché y su sobrina la Venerable Atse dieron su vida por el Tíbet, sus parientes mancharon su legado al aceptar el soborno de las autoridades chinas. Incluso así, tanto la familia como la comunidad local esperan que sus nombres sean recordados junto con el resto de los mártires.

 

Una mujer se inmola como protesta por la expropiación china de propiedades tibetanas

Tras el terremoto de Yushul en 2010, los medios chinos difundieron más y más imágenes del ejército participando en labores de rescate. Sin embargo, la mayoría de la población fueron tibetanos a los que no ayudaron en absoluto. Los monasterios se encargaron de rescatar y acoger a miles de tibetanos abandonados a su suerte por el gobierno chino.

 

Una mujer se prendió fuego la semana pasada como protesta por las políticas chinas de expropiación de terrenos a los nativos tibetanos. La mujer, cuya identidad se desconoce, se auto-inmoló el 27 de junio en la localidad de Jyekundo.

 

Llevaba dos años viviendo en la zona, hasta que fue desahuciada. Las autoridades chinas llevan un tiempo reservando viviendas para los vecinos que mantengan una buena relación con la administración local del Partido Comunista, pero determinaron que la vivienda de esta mujer en concreto debía ser derribada.

 

Ngawang Topden, un tibetano natural de Jyekundo que reside actualmente al sur de la India, ha afirmado que la mujer se prendió fuego cerca del monasterio de Jyekun, pasadas las tres de la tarde, hora local. Tras inmolarse, las autoridades chinas extinguieron las llamas y la trasladaron a un hospital cercano. Una semana después todavía se desconoce en qué estado se encuentra, aunque se sospecha que está gravemente herida.

 

Según el exiliado, no queda claro qué dijo la mujer para protestar antes de prenderse fuego, ya que inmediatamente las autoridades amenazaron a los vecinos para que no contasen nada de lo ocurrido al exterior. La policía acordonó el lugar tras el incidente y desde ese momento se canceló el derecho de reunión para todos los tibetanos, asegura Ngawang Topden. Al parecer hubo muchos testigos.

 

La familia de la mujer ha ido a verla al hospital, pero la policía china se lo ha impedido. Lo más habitual es que los tibetanos que protestan de esta manera sean sometidos a torturas incluso en los hospitales, tanto por parte de agentes de policía como de los propios médicos chinos, con el visto bueno de las autoridades. Se cree que muchos de los inmolados muertos bajo custodia china no fallecieron por las quemaduras, sino por otras lesiones causadas durante palizas en comisarías e incluso hospitales.

 

Ya en abril, la policía china cargó contra una protesta de trescientos tibetanos que se quejaban de que las autoridades les expropian sus tierras sin motivo, incluidas las víctimas del gran terremoto de 2010 en Yushul. Muchos de ellos resultaron heridos durante las cargas policiales, en las que participaron quinientos agentes.


Recuerda que la labor de SanghaVirtual.org y ¡Libertad Para Tíbet! es imposible sin tu ayuda. Por favor, considera hacer un donativo ahora. Muchas gracias.