Archive | agosto 2012

El Dalai Lama declara que las inmolaciones son algo triste, aunque “comprensible”.

El Dalai Lama ha vuelto a pronunciarse sobre las inmolaciones en el Tíbet, señalando que, aunque no las apoya, son algo “comprensible y muy, muy triste”. Su Santidad ha hecho estas declaraciones a Reuters esta misma semana, en que el número de tibetanos que se han prendido fuego para llamar la atención internacional sobre las condiciones en las que vive su pueblo bajo la ocupación china desde hace más de medio siglo.

“No voy a animar estos actos, estas acciones drásticas, pero es comprensible y, desde luego, algo muy, muy triste. Ahora, el gobierno chino debería investigar cuáles son las verdaderas causas. Es muy fácil echarme la culpa a mí o a algunos tibetanos, pero eso no va a solucionar el problema.

Su Santidad se dedica a actividades budistas y relacionadas con la investigación de la felicidad desde que abandonó la política el año pasado, y apenas ha hecho declaraciones sobre estos sacrificios. En una entrevista para el diario The Hindu en julio, dijo que es mejor que él se mantenga neutral respecto a este asunto, asegurando que “es un problema político muy, muy delicado”.

“La realidad es que si digo algo positivo, los chinos inmediatamente me echarán la culpa a mí”, dijo entonces. “Si digo algo negativo, los miembros de esas familias se sentirán muy tristes. Han sacrificado su vida, no es nada fácil. Así que no quiero dar ninguna impresión de que sea algo malo”.

China ha acusado una y otra vez al Dalai Lama y al gobierno tibetano en el exilio de incitar a las inmolaciones, algo que nunca han hecho. Además, muchos de los inmolados han dejado mensajes escritos y grabaciones para dejar constancia de que se sacrifican “como ofrecimiento de luz” para protestar contra la represión china y reclamando el regreso de Su Santidad al Tíbet.

Anuncios

La Audiencia Nacional vuelve a aceptar a trámite una denuncia por el genocidio chino en Tíbet

Takna Jigme Sangpo (con barba y sombrero) se dispone a entrar en la Audiencia Nacional para prestar declaración durante el proceso de 2009. Pasó 37 años en cárceles chinas.

Dossier Tibet – La justicia española declaró el 5 de agosto que investigará de nuevo una denuncia por genocidio registrada en Madrid después de que se rechazara el caso en marzo.

La demanda, presentada el 9 de julio por el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT) y otras dos asociaciones pro-tibetanas, acusa a siete líderes políticos y militares chinos, entre ellos el Ministro de Defensa, Liang Guanglie, y el responsable del Partido Comunista Chino en la Región Autónoma del Tíbet, Zhang Qingli, por “el ataque generalizado y sistemático contra la población tibetana” con resultado de 203 muertos, un millar de heridos graves y casi 6.000 desaparecidos.

Desde 2005 la justicia española tiene competencia universal para investigar casos de genocidio y crímenes contra la Humanidad, ya que “el principio de jurisdicción universal prima sobre la existencia o no de intereses nacionales”. Es decir, que la justicia española puede investigar estos casos aunque el Estado Español no esté involucrado en modo alguno.

La Audiencia Nacional es el órgano español a cargo de las denuncias por crímenes contra la Humanidad y ha confirmado la nueva investigación hoy martes. Según se ha comunicado, “el pueblo tibetano es un grupo perseguido por las autoridades por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos y otros universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional”.

La Audiencia ya abrió el año pasado otra investigación relacionada con un presunto delito de genocidio chino en Tíbet entre 1980 y 1990.

ÚLTIMA HORA – Dos tibetanos más se auto-inmolan en Ngaba

Dos tibetanos laicos se han prendido fuego hoy lunes hacia las 11 de la mañana, hora local, en el condado de Ngaba.

En estos momentos todavía no se conocen detalles sobre los protagonistas de este suceso, aunque se sabe que protestaban contra la ocupación china sobre el Tíbet.

Se esperan recibir más datos en el extranjero en próximas horas.

Lhasa, convertida en una auténtica cárcel al aire libre… sólo para los tibetanos

Dossier Tibet – Las autoridades chinas han desplegado un enorme dispositivo de seguridad en Lhasa, llenando la capital tibetana de policías e instalando puntos de control con escáneres parecidos a los de los aeropuertos en la zona centro.

Lhasa se ha convertido en una auténtica prisión. Hay agentes por todas partes, formados en grupos de diez o más, armados todos ellos con  rifles, bastones y extintores. Cerca del Mercado de Barkhor, frecuentado por los turistas, y de la ruta de los peregrinos que rodea al templo del Jokhang se han instalado puntos de control.

Se está negando la entrada a todos los tibetanos que no sean residentes de la capital, mientras que los chinos tienen completa libertad de moverse por donde quieran. Tibetanos de otras regiones han asegurado que han sido expulsados de Lhasa y enviados a sus poblaciones de origen, a no ser que tuvieran un permiso de residencia específico expedido por el gobierno chino.

Todas y cada una de las llamadas telefónicas que entran del extranjero hacia Lhasa están siendo vigiladas. Si cualquier persona llama desde el extranjero a sus parientes en la capital, se activa automáticamente una luz roja en los puestos de control de la policía y la conversación es grabada.

Ex-cónsul chino: Todos los reporteros de Xinhua son espías del régimen. Un canadiense les acusa de presionarle para espiar al Dalai Lama.

Phayul – En una revelación sorprendente, un periodista canadiense ha acusado a la agencia de noticias oficial del régimen chino, Xinhua, de presionarle para que espiase a Su Santidad el Dalai Lama.

El reportero independiente y escritor Mark Bourrie ha declarado que ha dejado de trabajar con la agencia china Xinhua después de que le pidiesen espiar al Dalai Lama durante una de sus visitas a Ottawa. Bourrie ha revelado su acusación en un artículo publicado el martes en Ottawa Magazine y en una entrevista para The Canadian Press.

Aunque la oficina de Xinhua en Ottawa ha rechazado la acusación, la aseveración de Bourrie ha vuelto a llamar la atención sobre la manipulación de China sobre los periodistas extranjeros y otras agencias de noticias. El año pasado hubo una larga polémica en Canadá en relación a espionaje contra periodistas chinos, desde que se supo que la entonces corresponsal de Xinhua en Toronto estaba manteniendo una relación “poco profesional” con un congresista del parlamento canadiense.

Chen Yonglin dimitió como cónsul en 2005 y desde entonces denuncia la manipulación del gobierno chino.

Atestiguando las alegaciones de espionaje contra reporteros chinos en el extranjero, un ex-diplomático chino con catorce años de servicio en el Ministerio de Exteriores chino declaró a The Epoch Times (La Gran Época, en España) el año pasado que en realidad los reporteros chinos tenían distintos papeles que cumplir. Chen Yonglin, que trabajó como cónsul de Asuntos Políticos en el Consulado General de Sidney (Australia) antes de dimitir en 2005, señaló que los periodistas chinos en el extranjero se sirven de su profesión como tapadera para cumplir misiones políticas: “Además [de actuar como periodistas] realizan un papel como espías porque Xinhua, en realidad, es un potentísimo órgano de las agencias de inteligencia del Partido Comunista Chino. La naturaleza de su trabajo radica en servirse de cualquier método necesario para infiltrarse y obtener información”.

Chen añade que los servicios de los reporteros de Xinhua están tan demandados que pueden tener hasta tres oficiales del Partido Comunista como jefes directos: “Como parte de la red de inteligencia, los reporteros de Xinhua dependen a menudo de dos jefes diferentes, a veces incluso tres, la mayoría oficiales del PCC.

“Si les enviaba el Ministerio de Seguridad del Estado, les informaban a ellos; si les mandaba el Departamento de Personal del Ejército de Liberación Popular, es a ellos a quienes pasaban información; todos ellos tienen misiones secretas. Al mismo tiempo, ayudan al Consulado con labores de propaganda política”.

Varios tibetanos detenidos durante cargas policiales en Ngaba

Un número indeterminado de tibetanos ha sido detenido durante violentas cargas policiales contra una protesta vecinal el 13 de agosto tras la inmolación de dos personas en Ngaba. Contactos del TCHRD sólo han conseguido identificar a dos de los detenidos: Bhongo Kyi (44) y Chechok (48).

Ambos resultaron heridos de gravedad durante las palizas de la policía, que atacó indiscriminadamente a los protestantes. Actualmente se desconoce dónde están ni en qué estado se encuentran. Desgraciadamente, no se sabe nada de los demás detenidos y apaleados, ni siquiera cuántos ni quiénes son.

Bhongo Kyi también se encontraba entre los doscientos tibetanos que organizaron una acampada junto a una carretera cortada cerca del monasterio de Kirti el año pasado para evitar que la policía se llevase por la fuerza a trescientos monjes para recibir “reeducación patriótica”. Bongho fue detenida un mes después y ella mismo tuvo que someterse a estos programas de lavado de cerebro durante varios días.

Bongho es natural de la aldea de Lhade Ghapma y su padre se llama Yarphel. Por su parte, Chechok es de Yangkhotsang, una comunidad en la población de Jolep, también en el condado de Ngaba.

Dos estudiantes tibetanos condenados a tres años de prisión

Protesta de estudiantes en Rebkong en 2010.

Phayul – Un tribunal chino en Tíbet ha sentenciado a dos estudiantes a tres años de prisión por su papel en una manifestación estudiantil contra la imposición del idioma chino en las escuelas tibetanas.

Los dos jóvenes son Tashi Tsering, de 22 años, y Choeyang Gonpo, de 21, ambos del Colegio de las Nacionalidades del Condado de Kangtsa, han sido condenados a tres años de prisión por un tribunal provincial, aunque llevaban retenidos desde marzo pasado.

Según Radio Free Asia, están acusados de “apoyar la independencia del Tíbet”. Se cree que Tashi y Choeyang fueron seleccionados, juzgados y condenados por ser los monitores principal y asistente de su clase, y también porque ambos tienen la edad suficiente para poder tomar medidas legales contra ellos. No queda claro qué día se dictó la sentencia, aunque la noticia no se ha conocido hasta ahora.

Excepcionalmente, sus familias pudieron visitar a los estudiantes el 16 de julio en el complejo penitenciario de Duoba, después de que se les negara esta posibilidad una y otra vez durante meses.

En marzo pasado, miles de estudiantes tibetanos tomaron las calles en varias ciudades del Este del Tíbet reclamando derechos lingüísticos después de que las autoridades chinas cambiasen los libros de texto tibetanos por ediciones en chino.

No han sido las únicas protestas estudiantiles. Unas semanas antes, unos 700 jóvenes de Rebkong rompieron sus libros de texto y se manifestaron contra la discriminación de su idioma. A finales de 2010, miles de estudiantes marcharon contra el anuncio del gobierno de impartir las clases obligatoriamente en chino.