China vuelve a bloquear los accesos a Tíbet una vez más

China ha vuelto a cerrar las áreas tibetanas del mundo exterior con nuevas restricciones de viaje a los extranjeros. Según varias agencias de viajes, China ha dejado de conceder permisos para la llegada de visitantes a Tíbet desde el 1 de septiembre, ha informado Travel Weekley.

Las restricciones, las terceras en lo que va de año, llegan poco después de anunciarse que van a crearse proyectos turísticos multimillonarios de cara a promocionar el Tíbet como destino mundial, por supuesto siempre como región china.

Aunque la duración y los motivos tras estas nuevas prohibiciones no se conocen oficialmente, los observadores creen que las restricciones podrían ser parte de las medidas de seguridad que se están tomando con motivo del 18º Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebrará en el último trimestre del año.

“Ahora mismo, China no permite que entre nadie”, asegura Will Weber, cofundador y codirector de Journeys International.

“El año pasado hicieron lo mismo”, dice Anita Captain, directora de Greaves Tours. “El año pasado duró un mes, y este año… ni idea. No dan razones”.

En junio, el gobierno chino dejó por las buenas de autorizar los viajes al Tíbet, diez días después de las inmolaciones del 27 de mayo de los jóvenes Dorjee Tseten y Dargye en pleno centro de Lhasa. A principios de año la entrada estuvo bloqueada entre mediados de febrero y finales de marzo, coincidiendo con el Año Nuevo Tibetano y el Día del Levantamiento Nacional Tibetano.

Desde entonces, China lo pone difícil a quienes quieren entrar en Tíbet, pidiendo que entren únicamente en grupos de cinco o más, y que dentro de cada grupo sean todos de la misma nacionalidad. Hasta la fecha, la Oficina de Turismo del Tíbet prohíbe la entrada a ciudadanos de Reino Unido, Noruega, Corea, Austria, Filipinas y Vietnam.

Tras la trágica oleada de auto-inmolaciones, las autoridades han implementado nuevos sistemas de control sobre el movimiento de los tibetanos dentro de su propio país, dificultando enormemente los viajes entre las regiones más orientales hacia Lhasa y viceversa.

En julio, Human Rights Watch llamó la atención sobre el hecho de que las “medidas extremas” adoptadas por China en respuesta a las inmolaciones de Lhasa “podría empeorar las tensiones en la región. Esta expulsión arbitraria de gente por su origen étnico o lugar de nacimiento es claramente discriminatorio y viola sus derechos fundamentales de movimiento y residencia”.

También, las agencias de seguridad del gobierno chino están acosando a los tibetanos en Lhasa, obligándoles a solicitar cinco documentos oficiales distintos para “legalizar” su residencia en la capital del Tíbet (no reconocida como tal por el gobierno). Incluso personas que han vivido allí durante muchos años y que regentan negocios están siendo expulsados a los pueblos o aldeas de las que son originarios.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: