China continúa multiplicando su represión en Tíbet con nuevos golpes a los Derechos Humanos

En las últimas horas se han conocido algunas informaciones que muestran una vez más cómo, a pesar de la llegada de su nuevo presidente, China no parece tener intención de prestar ni la más mínima atención a los Derechos Humanos en Tíbet. Damos un repaso a algunas de ellas.

Los niños tibetanos están obligados a estudiar únicamente en chino mandarín.

ADIÓS A LAS CLASES DE CULTURA TIBETANA

Las autoridades chinas han prohibido las clases de lengua y cultura tibetanas que se ofrecían informalmente por voluntarios a los jóvenes durante las vacaciones de invierno, algo que ha enfurecido a los vecinos de la zona, ya que esas clases fomentaban y protegían la identidad nacional y cultural de los niños.

La prohibición se ha hecho efectiva en al menos un municipio de la prefectura de Ngaba, además de en los monasterios de dos condados de Kardze. En Ngaba el programa se inició el año pasado en la localidad de Muge Norwa (condado de Zungchu).

Las clases de tibetano organizadas por el monasterio de Beri en Kardze y por otros varios monasterios en el condado de Dege también han sido canceladas.

27 MONJES EXPULSADOS DEL MONASTERIO

Veintisiete monjes han sido expulsados de un monasterio un día después de que se negasen a someterse a los nuevos controles chinos sobre prácticas religiosas. Muchos más fueron detenidos y obligados a abandonar el monasterio de Pekar, en el condado de Diru (Nagchu, Kham) pocos días después.

De los doscientos monjes que vivían en la residencia monástica, apenas quedan unos poco, y se ha prohibido a monjes de otros monasterios trasladarse a Pekar. Ya en julio de 2012, un gran número de oficiales chinos se presentaron para informar de que se impondrían más controles sobre la práctica religiosa y los estudios de los monjes, además de sobre la contabilidad del monasterio, a lo que todos los monjes se negaron.

Además, China ha prohibido la venta de gasolina en toda la zona, algo a lo que muchos tibetanos recurren para poder ganarse la vida. No sólo eso, sino que el mercadeo de combustible les permitía viajar e intercambiar información con tibetanos de otras áreas, algo que ya no pueden hacer.

ESCRITOR ARRESTADO EN GARTSE

Gartse Jigme

El 1 de enero, las autoridades del municipio de Garse entraron sin previo aviso en la vivienda de Gartse Jigme, un monje y escritor tibetano y le detuvieron después de registrar su casa y su ordenador.

La policía alega que el segundo volumen de su libro “El Valor del Rey” incluye contenido político, por lo que su publicación también ha sido prohibida.

Aparte de que ha sido arrestado, poco se sabe de su situación. Gartse Jigme nació en la localidad de Gartse (condado de Rebkong, prefectura de Malho) y estudió en el monasterio del mismo nombre.

A partir de 1999 se familiarizó con la literatura contemporánea y ganó varios premios. Entre sus obras destaca su primer ensayo, “Diario de pensamientos azarosos” (traducción aproximada). En 2003 se graduó en Pharchin Ramjampa -experto en Perfecciones- y demostró ser un gran erudito en todos los principales tratados budistas clásicos.

En “El Valor del Rey, volumen II”, narra la tragedia de las inmolaciones, el gobierno tibetano en el exilio, y también hace mención a Sus Santidades el Dalai Lama y el Panchen Lama, así como a los derechos de las minorías.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: