Archive | marzo 2013

El Dalai Lama habla sobre la China actual en una nueva entrevista

Su Santidad el Dalai Lama ha dicho que el factor último de las auto-inmolaciones en Tíbet es una motivación individual. Lo ha explicado durante una entrevista para Times Now, uno de los principales canales de noticias de la India.

“En realidad, el suicidio es una forma de violencia, pero cuando nos preguntamos si es bueno o malo, en realidad eso depende de la motivación y del objetivo. Yo creo que en lo que se refiere a la meta, estas personas (los inmolados) no están borrachos, no tienen problemas familiares, son inmolaciones por el Dharma de Buda, por el interés nacional tibetano… pero creo que el factor último es su motivación personal”, explicaba Su Santidad.

“Si la motivación consiste en un gran enfado, odio, entonces es negativo, pero si la motivación es más compasiva, con una mente clara, entonces esos actos pueden ser positivo. Esto lo digo estrictamente desde una perspectiva budista. Cualquier acción, violenta o no, depende en definitiva de la motivación”.

Al ser preguntado sobre las acusaciones de China, cuyo régimen asegura que la culpa del conflicto y las inmolaciones es del Dalai Lama, Su Santidad se muestra abierto: “Por mí bien. Por favor, que vengan aquí y hagan una investigación a conciencia. Desde la crisis de 2008, incluso el antiguo Primer Ministro, Wen Jiabao, que parece un hombre muy agradable y sensible, también me acusó a mí. Creo que él también mencionó mi nombre, e inmediatamente respondí: Que por favor, vengan algunos oficiales chinos, o prensa internacional, que por favor vengan a Dharamsala a investigarlo bien”, dice en un gesto de transparencia. “Que vengan aquí, en lugar de decirlo desde la distancia. Venid, seréis nuestros invitados; los invitados más importantes, y podrán comprobarlo todo”.

En cuanto al nuevo presidente chino y las nuevas esperanzas del gigante asiático en resolver el conflicto tibetano, Su Santidad piensa que “China es otra sociedad totalitaria y cerrada. Así que con un sistema semejante, unos pocos individuos pueden conseguir muy poco. Pero la imagen general de China está cambiando. La China actual, si se compara a la de hace 30 o 40 años, ha cambiado mucho. China puede tener un papel mucho más constructivo a nivel mundial o a nivel asiático, porque la confianza y el respeto del resto del mundo es muy necesario para llevar un papel constructivo. Y eso les falta ahora”.

Sobre la prohibición china de permitir la entrada internacional en Tíbet y su falta de transparencia, el Dalai Lama señaló en la entrevista que China debería llevar a cabo sus políticas con transparencia y promocionar la justicia y la libertad de prensa: “1.300 millones de chinos tienen el derecho a conocer la realidad, y una vez que 1.300 millones de chinos conozcan esa realidad, también tendrán la posibilidad de juzgar lo que está bien o está mal. Por tanto, la censura es inmoral”, añade.

Domingo sangriento en Tíbet: Ya son 111 los inmolados.

Volvemos a vivir una jornada trágica para el Tíbet y para los Derechos Humanos. Ayer domingo, dos personas se inmolaron prendiéndose fuego para llamar la atención del mundo sobre la brutal represión china.

El primer caso es el de Kal Kyi (en la foto), madre de cuatro hijos, que se inmoló cerca del monasterio de Jonang, en Zamthang, hacia las 15:30, hora local. Según un exiliado con contactos en la zona, “los vecinos llevaron su cuerpo carbonizado al interior del monasterio, para evitar que quedase en manos del personal chino”. Falleció por las quemaduras. Deja a su marido, Gyepo, y a cuatro niños.

El segundo caso es el de Lhamo Kyab, un hombre de 43 años de la aldea de Lushoe, en la región de Tsoe, quien se inmoló hacia las 10 de la mañana, aunque la noticia no se conoció hasta más tarde. Se trata de la quinta inmolación que se produce en Tsoe desde octubre, y de momento no se conocen más detalles sobre el suceso.

Desde que se produjo la primera en 2009, ya son un total de 111 los tibetanos que se prenden fuego para llamar la atención del mundo.

China elimina una oración grabada en piedra en Dzatoe

La oración, arriba de la imagen, ha sido tachada en azul.

La policía china ha borrado una oración budista escrita en un precipicio por los aldeanos tibetanos locales, en la que se deseaba una larga vida a Su Santidad el Dalai Lama. La oración estaba acompañada por varias representaciones grabadas y coloreadas del mantra “Om Mani Padme Hum”, que sí han sido respetados. Grabar y colorear las piedras con mantras es una antiquísima tradición tibetana.

La oración fue pintada por los vecinos de la aldea de Khangmar (municipio de Dzatoe, prefectura de Yushul, condado de Tridu) el pasado 10 de marzo, coincidiendo con el Día del Levantamiento Nacional, según ha informado a Radio Free Asia un exiliado en la India.

“Cuando se enteraron, los oficiales chinos dijeron que era un “incidente político” y enviaron a las fuerzas armadas a borrar la oración”, dice el contacto. De momento no se conoce si alguien fue detenido. “Antes del 10 de marzo”, explica, “oficiales del gobierno local a varios niveles llamaron a los tibetanos a reuniones masivas y se les ordenó no establecer contactos con el mundo exterior”, añadiendo que “además se les advirtió de que las llamadas desde y hacia el extranjero estaban siendo escuchadas y grabadas por las autoridades. Debido a esto, los tibetanos de toda la zona tienen mucho miedo y es muy difícil conseguir información detallada de los vecinos por teléfono”.

Una mujer se inmola prendiéndose fuego en Ngaba. La policía amenaza y detiene a su viudo.

Una mujer tibetana se ha prendido fuego hasta morir como protesta contra la represión china, de nuevo en Ngaba.

Kunchok Wangmo, de 31 años de edad, se inmoló en el condado de Dzoege cerca de la medianoche del miércoles, pero la policía se ha encargado de hacer callar a quienes supieron de la noticia hasta ahora. Mientras tanto, se hicieron con su cadáver, lo incineraron y lo han entregado de vuelta a su familia.

Su esposo, Dolma Kyab, fue detenido cuando se negó a firmar una declaración según la cual el suicidio se habría debido a una disputa familiar.

Fallece en Ngaba otro monje inmolado

Hoy sábado, alrededor de las 14:40, hora local, un monje del monasterio de Kirti, identificado como Lobsang Thokmey (28) se ha inmolado prendiéndose fuego en Ngaba. Se suicidó cerca de su monasterio y falleció poco después en el Hospital Popular del condado.

El venerable Lobsang se vertió gasolina por encima delante de la entrada de su residencia y se prendió fuego mientras caminaba hacia la entrada oeste del campus. Cayó al suelo pocos minutos después. Después de que los monjes y los vecinos se diesen cuenta de lo que sucedía, llevaron su cuerpo al centro hospitalario. Desgraciadamente, los médicos no pudieron salvarle la vida y falleció poco después.

China ha dispuesto un gigantesco dispositivo militar alrededor del hospital y se han llevado el cadáver al condado de Barkham por la fuerza. Hoy era un día muy sensible en Ngaba, ya que se conmemoraba el quinto aniversario desde la sangrienta protesta que acabó con varios muertos cuando la policía y el ejército dispararon contra los manifestantes.

China interviene todos los teléfonos móviles de los monasterios de Lhasa

Las autoridades chinas han iniciado una gran campaña de represión sobre los teléfonos móviles de la capital tibetana, Lhasa, como parte de su empeño por incomunicar el Tíbet del resto del mundo.

Un equipo especial fue enviado desde Pekín para escanear todos los móviles usados por los monjes de Drepung, uno de los monasterios más importantes de la historia. Según informaba ayer el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia, ONG con sede en Dharamsala, este equipo está formado por expertos en telefonía móvil y llegaron a la capital el día 7 de marzo: “Al día siguiente, el equipo de inspección visitó el monasterio de Drepung donde han empezado a supervisar todos los móviles que tienen los monjes. Esta represión será llevada a cabo en Sera y Ganden, seguidos de Ramoché y Tsuglakhang (Jokhang). Otros monasterios más pequeños también se tendrán que someter a esta campaña en próximos meses, según ha decidido el gobierno local”.

La ONG ha citado a fuentes que aseguran que el programa “tiene en el objetivo a los tibetanos que comparten información sobre el Tíbet con personas en el extranjero. Las autoridades han prometido tomar medidas duras, como detenciones y encarcelaciones contra quienes intenten compartir información sobre lo que pasa en Tíbet. Más aún, las autoridades chinas se están sirviendo a conveniencia de su “Ley de Secretos de Estado” para perseguir y encarcelar a disidentes y rebeldes tibetanos inocentes”.

En junio de 2012, un monje de Khashi Geypel Samteling, un monasterio cerca de Ngaba, el Venerable Lho Yonten Gyatso, fue sentenciado a siete años de prisión por un tribunal chino por el “crimen” de enviar con su móvil información sobre la inmolación en 2011 de la monja Tenzin Wangmo, además de acusarle de “intentar hacer llamadas telefónicas a mecanismos de Derechos Humanos de la ONU”.

“Según el gobierno chino”, prosigue el comunicado del TCHRD, “uno es un criminal por intentar compartir información sobre abusos contra los Derechos Humanos en su país o comunidad. Cuando en realidad, son personas valientes y preocupadas que ponen su vida al límite para compartir una información que, de otro modo, el mundo exterior jamás sabría”.

Por otro lado, China condenó al joven Ngawang Topden a dos años de prisión por guardar imágenes de inmolaciones y de la bandera nacional en su móvil. Y en diciembre, cuatro personas fueron detenidas en Rebkong por almacenar “material reaccionario” cuando se les encontraron fotos de Su Santidad el Dalai Lama en sus terminales.

 

Un intento de suicidio y cinco detenciones marcan el Día del Levantamiento en Tíbet

Hoy domingo un hombre identificado como Palden, vendedor ambulante de pan y tsampa en Dhasa, se ha intentado inmolar. Se encontraba bebiendo una gran cantidad de gasolina cuando algunas personas que pasaban se lo impidieron.

Es original de Toe Dhingri. Se encuentra fuera de peligro y está siendo atendido en un hospital.

Por otro lado, tres monjes han llevado a cabo una protesta pacífica contra la represión china en la región de Zachukha (Kardze), en Tíbet oriental. Según fuentes en el exilio, los tres venerables son residentes del monasterio de Mangey y se llaman Lobsang Samten, Sonam Namgyal y Thupten Gelek.

Según testigos presenciales, los monjes desplegaron una gran imagen de Su Santidad el Dalai Lama hacia el mediodía -hora local- mientras pedían libertad y democracia.

Cuando las autoridades chinas se presentaron, procedieron a detenerles, aunque dos laicos identificados como Lobsang Kalsang (17) y Ngawang Gyatso (41) intentaron ayudarles, aunque sólo consiguieron que los cinco fuesen arrestados. Se desconoce dónde ni en qué condición se encuentran, y la zona se ha llenado de agentes chinos.