Archive | diciembre 2013

Los profesores universitarios de Canadá, contra el autoritarismo chino

La Asociación Canadiense de Profesores de Universidad (CAUT) ha presentado una resolución según la cual rompen toda relación con el Instituto Confucio, una entidad con el apoyo del gobierno chino y que está presente en universidades de todo el mundo para facilitar el intercambio cultural.

“El Instituto Confucio, básicamente, es un brazo político del gobierno chino”, ha dicho James Turk, ejecutivo de la CAUT. “Dicho en claro, el Instituto Confucio es una propiedad operada por un gobierno autoritario y adscrito a sus políticas”.

Los canadienses de origen tibetano y uyghur también se han unido para cortar todos los lazos con las sedes del Instituto Confucio, asegurando que es una forma disimulada que tiene el gobierno comunista de dar a conocer internacionalmente su propaganda.

Norbu Tsering, representante del gobierno tibetano exiliado para Norteamérica, ha dicho: “Me siento profundamente inspirado por esta acción de la asociación de profesores de universidad. Tenemos que perseguir y combatir todas las formas de opresión, tanto fuera como aquellas que pretenden abrirse camino en Canadá”.

Ya en febrero, la Universidad McMaster, en Ontario, cerró su sede del Instituto Confucio por preocupaciones de posibles violaciones de los derechos humanos y discriminación laboral. Hay ocho sedes en Canadá y unas trescientas en todo el mundo. Mientras que el gobierno chino asegura que simplemente promocionan su idioma y su cultura, el Servicio de Inteligencia y Seguridad Canadiense ha confirmado que se trata de una organización que el régimen utiliza para imponerse políticamente en el extranjero.

En España, tiene sedes en León, Valencia, Madrid, Barcelona y Granada.

Anuncios

Se inmola en Amchok el 125º tibetano [CONTIENE IMAGEN SENSIBLE]

Un monje tibetano del monasterio de Amchok falleció tras prenderse fuego el pasado 19 de diciembre.

Tsultrim Gyatso tenía 43 años y dejó una nota manuscrita en la que pedía la unidad de todos los tibetanos, el retorno de Su Santidad el Dalai Lama y la puesta en libertad de Su Santidad el Panchen Lama, Gendun Choekyi Nyima.

El Venerable Tsultrim deja a su madre, Lhamo Kyi. Su padre, Tamdin Tashi, falleció hace varios años. Se ha convertido en el mártir nº 125 en inmolarse por la causa tibetana.

 

Muerto de una paliza monje tibetano secuestrado por la policía china

ngawangUno de los tres monjes de Driru arrestados en Lhasa el pasado 23 de noviembre fue torturado hasta morir por la policía china y su cuerpo entregado a su familia el 17 de diciembre, según el TCHRD.

Ngawang Jamyang, de 45 años, murió cuando llevaba casi un mes arrestado junto con otros dos monjes. Los tres se encontraban en Lhasa, donde decidieron viajar juntos con motivo de sus vacaciones anuales. El paradero y la situación de los otros dos hombres sigue siendo un misterio.

“Está claro que Ngawang Jamyang fue golpeado hasta morir mientras se encontraba bajo custodia policial. Era un hombre robusto y de buena salud cuando salió del monasterio”, ha declarado la organización, que cree que Ngawang era uno de los tibetanos bien educados y educados sobre los que el gobierno chino tiene como objetivos desde que comenzaron las protestas de 2008. Ya entonces fue detenido y encarcelado durante dos años por su presunta relación con “fuerzas separatistas del exilio”.

Sus parientes incineraron su cuerpo cerca del monasterio de Sera. Oraciones y otras prácticas espirituales post-mortem fueron realizadas en su casa, en el condado de Driru.

El TCHRD también señala que la policía había amenazado a la familia para que no hablasen de su muerte a otras personas, especialmente a las “fuerzas separatistas”.

El mes pasado, la Policía Armada llegó al monasterio de Tarmoe, donde sólo había unos pocos monjes. Preguntando dónde estaba el resto, exigieron las llaves de las habitaciones que estaban cerradas al encontrarse sus ocupantes de vacaciones. Cuando les dijeron que allí no tenían las llaves, la policía rodeó el monasterio y entró en los dormitorios por la fuerza, saqueándolos y llevándose efectos personales como ordenadores portátiles, móviles y CDs.

Ngawang Jamyang nació en 1968 en el poblado de Totho, en Driru. En 1987 se hizo monje en el cercano monasterio de Tarmoe. Dos años después se fue a la India para seguir estudiando en Sera Je. En 2007 regresó al Tíbet tras haber pasado 19 años de estudio intensivo tanto de budismo como de ciencias modernas.

“Tarmoe nunca volverá a ser el mismo sin él”, ha declarado uno de sus compañeros.

 

Otro tibetano se inmola prendiéndose fuego en Ngaba. Ya son 124.

Un hombre de treinta años se ha prendido fuego en la localidad de Meruma, condado de Ngaba, ayer miércoles, según se ha sabido hoy por medio de un ex-preso político residente en el exilio.

Kunchok Tseten gritó consignas pidiendo el regreso del Dalai Lama y la unión de todos los tibetanos: “Larga vida al Gyalwa Tenzin Gyatso! ¡Unamos a nuestros hermanos de aquí y del exilio!”, gritó antes de desplomarse unos metros más allá.

File picture of Tseten

La policía china, en una patrulla de guardia rutinaria, le rodeó para impedir que los vecinos se llevasen su cuerpo. Finalmente los agentes consiguieron hacerse con él. La esposa de Tseten, Namnang, y algunos otros parientes fueron detenidos. Algunos testigos también fueron arrestados por enfrentarse a las autoridades.
Todos los negocios de la localidad fueron obligados a cerrar durante el día de hoy, dando una apariencia de pueblo fantasma.
Su hermano ya anticipó su protesta, ya que Tseten le había dicho: “No puedo tolerar las atrocidades que comete el gobierno chino contra los tibetanos, y junto con todas las inmolaciones de hermanos y hermanas tibetanos, yo un día también me sacrificaré prendiéndome fuego”, recordando las palabras que le dijo este pasado verano.
Tseten vive con su esposa y dos hijos, Chakdor Kyab (4) y Paltsel Kyab (3). De momento no se sabe dónde está ni si está vivo o muerto. Es el tibetano número 124 en prenderse fuego desde el primer caso, en febrero de 2009.