Archive | enero 2014

Tibetano detenido y torturado por tener material del Dalai Lama en el móvil

La policía china ha detenido a un joven tibetano, torturándole, tras encontrar fotos y grabaciones de audio de enseñanzas y discursos del Dalai Lama en su móvil.

Norgyay, un agricultor temporero del condado de Dingri, fue arrestado en Lhasa el 14 de enero durante un control rutinario como los que suele realizar la policía china a los móviles de tibetanos.

Los agentes encontraron enseñanzas budistas en audio y fotos de Su Santidad, por lo que le fue requisado inmediatamente. Norgyay, que había compartido el material multimedia con otras personas, desapareció por completo hasta el día 22, cuando se supo que había permanecido retenido y siendo torturado en un centro de detención cerca del barrio de Ramoche.

El Partido Popular obstaculiza el proceso judicial español contra China

Esteve, junto a dos ex-presos políticos tibetanos encarcelados por el régimen chino.

El País — José Elías Esteve, redactor e investigador de las dos querellas presentadas ante la Audiencia Nacional por genocidio y crímenes contra la humanidad cometidos contra el pueblo tibetano; admitidas a trámite el 10 de enero de 2006 y 6 de agosto de 2008, analiza en una entrevista en Attac TV la reforma legal exprés aprobada por el Partido Popular, cuyo objetivo es archivar cuanto antes la causa abierta en la Audiencia Nacional por el genocidio tibetano.

El abogado, profesor de la Universitat de València y Doctor en Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, denuncia que esta decisión es una prueba de que el Estado está al servicio de los negocios. “Se están haciendo leyes al dictado de los intereses de las grandes empresas”, dice. Lo que en su opinión cuestiona la democracia española.

Ya en 2009 PP y PSOE, entonces en el Gobierno, pactaron una reforma para restringir el principio de jurisdicción universal, por el que cualquier tribunal puede juzgar delitos como la tortura o el genocidio con independencia de la nacionalidad de las víctimas, de los acusados o el territorio donde se cometieron los crímenes. Pero dejaba una puerta abierta a la Audiencia Nacional para investigar crímenes en el extranjero cuando sus presuntos responsables estuviesen en España, hubiera víctimas españolas o existiese “algún vínculo de conexión relevante con España”. Por eso la causa por los crímenes en el Tíbet no podía cerrarse pese a los “intentos reiterados para que se cerrase por parte del Fiscal”, apostilla Elías. Existía esa conexión con España en tanto que una de las víctimas, Thubten Wangehen, tiene nacionalidad española.

Es esa rendija la que quiere cerrar ahora la proposición de ley del Grupo Popular, eliminando cualquier ambigüedad. La reforma exige, entre otros requisitos, que “la víctima tuviera nacionalidad española en el momento de la comisión de los hechos”; un requisito que no cumple el citado Thubten Wangehen.

Eso bastaría para que se archivase la querella, ya que las leyes penales favorables al reo tienen carácter retroactivo. El PP, no obstante, ha querido despejar cualquier duda que puedan plantear los jueces y ha incluido en su texto una insólita disposición transitoria en la que se ordena taxativamente: “Las causas que en el momento de entrada en vigor de esta ley se encuentren en tramitación […] quedarán sobreseídas hasta que no se acredite el cumplimiento de los requisitos establecidos en ella”. Es decir, primero se archivan las investigaciones y luego se examina si deben reabrirse, en contra de toda lógica.

La opinión de Elías sobre la proposición de ley es rotunda: “el sistema de protección de los Derechos Humanos, en el caso del Tíbet, ha fallado”.

Obstáculo judicial a la orden de detención contra dirigentes chinos por crímenes en Tíbet

 

Ismael Moreno

El País — Casi dos meses después de que, el pasado 18 de noviembre, la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acordase la detención de cinco miembros de la nomenclatura china —incluidos el expresidente Jiang Zemin y el exprimer ministro Li Peng— como presuntos responsables del genocidio del pueblo tibetano, las correspondientes órdenes internacionales aún no se han expedido. Y no es probable que lo sean en breve.

El juez instructor del caso, Ismael Moreno, acaba de dictar un auto en el que devuelve a los tres magistrados de la citada sección la patata caliente de seguir adelante con unas órdenes de busca y captura que han irritado profundamente a las autoridades de Pekín y abierto una crisis diplomática bilateral.

En lo que constituye un movimiento al menos poco habitual, Moreno ha dedidido “elevar en consulta este procedimiento [sobre el genocidio tibetano] a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal a fin de que, en resolución aparte, acuerde la prisión” de los dirigentes chinos “o, en otro caso, resuelva lo procedente”.

El juez se basa en un informe del fiscal, según el cual las órdenes internacionales de detención requieren que haya previamente una orden de prisión en la que se detallen los hechos, su calificación jurídica, los indicios y la responsabilidad individual de cada querellado. Pero en vez de ser el propio juez el que dicte dichas órdenes de prisión, limitándose la Sección a revocarlas o ratificarlas, Moreno pretende que sea esta la que, “en su caso, acuerde la prisión de los querellados con la motivación exigida”. Y lo hace a través de la fórmula atípica de la consulta.

Moreno ya decidió en su día archivar el procedimioento y fue la Sección Cuarta de la Sala la que, atendiendo a los recursos de la acusación (que ejercen el Comité de Apoyo al Tíbet y la Casa del Tíbet, junto al español de origen tibetano Thubten Wangchen) la que lo salvó.

Después de que el juez solicitara informe al fiscal, la acusación presentó el mes pasado un escrito en el que pedía a Moreno que cumpliese “sin dilación” el acuerdo de la Sección Cuarta y expidiese “de forma inmediata las órdentes internacionales de detención”. Algo que parecía obvio, pues contra el acuerdo de la Sección no cabía recurso.

China sigue incendiando Tíbet: El fuego arrasa el casco antiguo de Gyalthang

140113070719FJ

Casi la totalidad del casco antiguo de la ciudad tibetana de Gyalthang ha sido destruido por un enorme incendio que se inició el pasado sábado, se ha sabido hoy. Las llamas han acabado con unas trescientas viviendas. Las causas del suceso no se han determinado todavía, aunque tratándose del tercer gran incendio en Tíbet en los últimos días sumado a los rumores que ya existían, cada vez son más quienes piensan que están siendo provocados por algún tentáculo del régimen chino, que nunca ha tenido ningún reparo en destruir patrimonio tibetano, incluidas antigüedades de valor incalculable.

Más de mil bomberos intentaron aplacar el fuego durante horas, aunque no se ha registrado ninguna víctima.

Lobsang Sangay, Primer Ministro del Tíbet en el exilio, ha expresado su pesar por lo sucedido y ha hecho llegar sus condolencias a quienes no han tenido más remedio que quedarse sin hogar. Pidió la pronta recuperación de esta antigua ciudad tibetana, respetando la arquitectura tradicional tibetana y el plan urbanístico original, y de forma justa e imparcial.

Este fuego es el tercero que sufre el Tíbet en menos de dos meses. La principal sala de meditación del importante Monasterio de Lithang, de 433 años de antigüedad, ardió el pasado 16 de noviembre. Hace apenas dos días, el incendio de una residencia de monjas en Serta Larungar acabó con dos religiosas heridas y 2600 personas en la calle.

La web de la administración exiliada cita fuentes que sugieren que todo se trata de nuevos planes del gobierno chino, ya que no es ni mucho menos novedad que viejas construcciones tibetanas sufran “accidentes” falsos con la excusa de ser renovadas por infraestructuras al gusto del régimen.

Graves incendios en Tíbet

Un incendio originado por causas todavía desconocidas ha devastado más de un centenar de hogares y negocios de la ciudad tibetana de Dukezong, cerca de la frontera con Birmania. La ciudad es uno de los puntos turísticos más visitados del Tíbet, al ser el supuesto origen de la leyenda del mítico valle de Shangri-La.

El incendio comenzó sobre las 01:30 de la madrugada, hora local, en el casco viejo de la ciudad, situada en la prefectura autónoma tibetana de Dequen, donde la mayor parte de las construcciones son de madera, factor que, junto a los fuertes vientos, ha dificultado las tareas de extinción del incendio.

De momento no se tiene constancia de víctimas mortales mientras más de 1.000 personas luchan contra las llamas. Se espera que el incendio quede bajo control en las próximas horas, según fuentes del gobierno local.

Si bien las causas del incendio todavía no se han determinado, no se descarta que este incidente pudiera estar relacionado con los incendios declarados durante los últimos meses, varios de ellos provocados, en varios monasterios tibetanos, donde las construcciones de madera son particularmente vulnerables.

Dukezong, ‘La ciudad de la luna’, tiene más de 1.300 años de antigüedad y era un habitual punto de paso en la Ruta Sur de la Seda. En ella se encuentran algunos de los monumentos y edificios más conocidos de la tradición tibetana.

El monasterio de Serta Larung, devorado por las llamas

Por otro lado, un fuego se ha producido en Serta Larung, un monasterio femenino en el condado de Serta, acabando con las instalaciones en las que se alojaban unas ochenta monjas.

Los residentes hicieron lo posible por extinguir las llamas, pero los fuertes vientos dificultaron la tarea. No se ha conocido ninguna muerte aunque será complicado determinar las pérdidas materiales. Todavía no se conocen las causas del fuego.

Imágenes del suceso aparecieron en cuestión de minutos en Weibo, la red social más popular de China. Aunque también aparecieron en Facebook, fueron retiradas al poco después de que varios usuarios comentasen que alguien de la administración del monasterio estaba pidiendo que no se publicitase el suceso.

Fundado en 1980, Serta Larung es descrito como el instituto budista más grande del mundo.

Es el segundo fuego en un monasterio tibetano en dos meses. La gompa del monasterio de Lithang, de 433 años de antigüedad, fue devorada por las llamas en noviembre.

La policía china obliga a cerrar el monasterio de Drongna

Drongna-Monastery-in-DriruLas autoridades chinas en el condado tibetano de Driru han cerrado el monasterio de Drongna (en la foto). El maestro de debate, Ven. Kelsang Dhondup, fue sido detenido el pasado 11 de noviembre, se ha sabido ahora.

Por otro lado, el monasterio de Rabten también fue rodeado por agentes armados cuando se conocieron las noticias de enfrentamientos en el campus monástico de Tarmoe.

El gobierno del régimen chino considera Driru una de las regiones tibetanas más rebeldes. Ya en marzo, algunos otros monasterios se vieron forzados a entregar su administración a regentes comunistas locales.