Emotivo encuentro entre el Dalai Lama y uno de los soldados que le escoltó de Tíbet a India hace 58 años

soldadoindio19592017

Cuando el Dalai Lama se encontró con el sargento Naren Chandra Das, el último superviviente -que se sepa- del grupo de siete funcionarios indios que le recibieron al pisar suelo de la India, por primera vez en 58 años desde su huída desde el Tíbet, mantuvo silencio, le abrazó con fuerza y se secó las lágrimas.

La excepcional escena tuvo lugar en Guwahati el pasado domingo, cuando Assam Rifles, una institución militar, regaló a Su Santidad el precioso momento de reunirse de nuevo con uno de los hombres que le escoltaron en el momento en que salió de territorio tibetano, la tarde del 31 de marzo de 1959.

Das, de 79 años de edad, era fusilero en aquellos tiempos y recuerda cómo él y otros cuatro compañeros, dirigidos por el comandante de su sección, recibieron la orden de trasladarse a la frontera internacional para recibir a un invitado especial y facilitar su entrada en la India con seguridad.

Su cuerpo, ya debilitado por los años, no pasó desaparecibido para los ojos del Dalai Lama. Mientras ofrecía su discurso, Su Santidad dijo: “Mirando al viejo soldado que me trajo desde la frontera de forma segura, me doy cuenta de que yo también estoy muy viejo” -él tenía veintitrés años, uno más que Das, cuando se encontraron en la franja de McMahon, un espacio que China y la India se disputan desde hace décadas.

07news5

En primer plano, los soldados -entre ellos Naren Chandra Das- que escoltaron al Dalai Lama (sobre el caballo de la izquierda. Delante suyo, también a caballo, su madre).

“Yo estaba destinado en el puesto de Lumla como miembro del 9º pelotón de los 5 Assam Rifles, muy lejos de la frontera. Una noche nos despertó el capitán a eso de las 3 de la madrugada y nos dijo que nos diéramos prisa en desayunar y empaquetar el almuerzo. Seis de nosotros fuimos enviados a Shakti”, cuenta el militar.

“No había ni carretera, ni vehículos… No había ni señal de radio. Cubrimos la distancia hasta Shakti en un día a pie. Íbamos armados con 303 rifles. Normalmente hubiera tomado dos días en recorrer ese camino. El 31 de marzo iniciamos nuestro trayecto de vuelta hacia Lumla, acompañando al Dalai Lama y sus veinte acompañantes. Nos pusimos en marcha a las 6 de la mañana y llegamos a eso de las 4 de la tarde. Fuimos todos corriendo para seguir el ritmo del Dalai Lama, que iba a caballo. Entonces éramos jóvenes y nos lo podíamos permitir”, recuerda.

Das también rememora que Su Santidad pasó su primera noche en las instalaciones de la Oficina de Inteligencia en Lumla, donde se acordó celebrar una gran recepción por parte de oficiales del gobierno: “A la mañana siguiente otro equipo de militares le acompañó a él y a su gente a Tawang. Ya no estuve enterado de qué pasó después de eso”, aunque sabe que alrededor de mil tibetanos más llegaron a la India utilizando la misma vía que tomó Su Santidad.

07news8

Su Santidad, sonriente con botas y gorro claro en el centro, a su llegada a Tawang.

07news13

Su Santidad en la localidad de Bomdila, donde pudo por fín descansar del viaje.

Anuncios

Trackbacks / Pingbacks

  1. Recordar – ichingtaller - 4 de abril de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: