Archive | marzo 2008

Crónica fotográfica: 2ª concentración en Madrid

Recién llegado -bueno, casi- de la segunda concentración por Tibet ante la embajada de China en Madrid, os dejo con un buen puñado de fotos exclusivas (Copyleft 2008 SanghaVirtual.org):


Lama Thubten Wangchen habla con simpatizantes y periodistas

Thubten Wangchen es director de la Fundació Casa del Tibet,
que ha traido desde Barcelona a más de cien personas, según nos
ha contado el responsable de BudismoTibetano.net

Los manifestantes han sido más de 300, de Madrid, Barcelona,
Valencia, Murcia, Zaragoza y otros puntos de la península.


Los funcionarios chinos volvieron a vigilarnos y hacernos fotos.


Lama Wangchen anuncia que la Premio Nobel de la Paz, la guatemalteca
Rigoberta Menchú Tum, ha publicado un comunicado de solidaridad
con el pueblo tibetano, que recibió muchos aplausos.


Todos nos sentamos para seguir con atención la lectura de una
carta abierta publicada ayer por el Dalai Lama dirigida a los
ciudadanos chinos, pidiéndoles comprensión ante la auténtica
situación y motivación tibetanas.


Un buen número de mujeres tibetanas, que no dejaron de corear
consignas, no podían contener el llanto. Lama Wangchen también
acusó las largas horas de viaje, el calor, el cansancio y la tristeza.

Repercusión en algunos medios, por ahora…

http://actualidad.terra.es/articulo/embajada_madrid_tibet_2353542.htm
http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Noticias/Noticias_Actualidad/Detalle?id=113525
http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/embajada_ddhh_concentran_china_exigir_2353330.htm
http://www.informativos.telecinco.es/tibet_china/espa%C3%B1a/boicot/ue_europa/dn_63990.htm
http://afp.google.com/article/ALeqM5j-FlfBcJEBftcVkyTOvlHfHiReow

Anuncios

Mensaje de Su Santidad el XIV Dalai Lama

Mensaje de Su Santidad el XIV Dalai Lama:

Hoy mando mis sinceros saludos a mis hermanos y hermanas chinos de todo el mundo, especialmente a los de la República Popular China. En vista de los recientes acontecimientos en el Tíbet, quisiera compartir con vosotros mi opinión sobre las relaciones entre el pueblo tibetano y el chino y haceros llegar un llamamiento personal a todos vosotros.

Estoy profundamente apenado por la pérdida de vidas en los trágicos sucesos ocurridos recientemente en el Tibet. Soy consciente de que también algunos chinos han muerto. Mi pesar y mis plegarias para las víctimas y sus familiares. Los recientes disturbios demuestran claramente la gravedad de la situación en el Tíbet y la urgente necesidad de buscar una solución pacífica que beneficie a ambas partes por medio del diálogo. Incluso en esta coyuntura, he expresado mi buena voluntad hacia las autoridades chinas para trabajar juntos para conseguir paz y estabilidad.

Hermanos y hermanas chinos, os aseguro que no tengo ninguna intención de buscar la separación del Tíbet. Ni tampoco tengo ningún deseo de romper los lazos que unen al pueblo tibetano y al chino. Todo lo contrario, mi compromiso ha sido siempre buscar una verdadera solución al problema del Tíbet que asegure los intereses a largo plazo tanto de los chinos como de los tibetanos. Mi principal preocupación, como he repetido una y otra vez, es asegurar la supervivencia de la cultura característica del pueblo Tibetano, su idioma y su identidad. Como un simple monje que se esfuerza por vivir su vida según los preceptos Budistas, os puedo garantizar la sinceridad de mi motivación personal.

He hecho un llamamiento al gobierno de la República Popular China para que comprendan claramente mi posición y para que trabajemos para resolver este problema “buscando la verdad a partir de los hechos”. Insto al gobierno chino a poner en práctica su buen juicio e inicien un diálogo significativo con el pueblo tibetano. Hago también un llamamiento para que hagan sinceros esfuerzos para contribuir a la estabilidad y la armonía de la República Popular China y eviten crear rupturas entre las nacionalidades.

El retrato que han hecho los medios de comunicación estatales sobre los sucesos en el Tíbet, utilizando imágenes engañosas y distorsionadas podrían sembrar las semillas de tensiones raciales con consecuencias impredecibles a largo plazo.

Esto para mi es una grave preocupación. Igualmente, a pesar de mi repetido apoyo a los Juegos Olímpicos de Beijing, las autoridades chinas, con la intención de crear rupturas entre el pueblo chino y yo, las autoridades chinas afirman que estoy intentando sabotear los juegos. Sin embargo, me siento animado por el hecho que varios intelectuales y eruditos chinos han expresado también su gran preocupación por las acciones del gobierno chino y las posibles consecuencias adversas a largo plazo, especialmente con las relaciones entre diferentes nacionalidades.

Desde tiempos antiguos, los pueblos Tibetano y Chino han vivido como vecinos. En los dos mil años que se han registrado de la historia de nuestros pueblos, algunas veces hemos disfrutado de relaciones amistosas, entrando incluso en alianzas matrimoniales, mientras que en otras épocas hemos luchado unos contra otros. Sin embargo, desde que en Budismo floreció en China, antes de que llegara al Tíbet desde la India, nosotros los tibetanos históricamente hemos concedido al pueblo chino el respeto y afecto que se merecen como nuestros hermanos y hermanas mayores en el Dharma. Esto es algo bien conocido por los miembros de la comunidad china que viven fuera de China, algunos de ellos han asistido a mis conferencias sobre Budismo, así como también peregrinos de China continental, a quienes he tenido el placer de conocer. De estos encuentros me reconfortan y siento que pueden contribuir a un mejor entendimiento entre nuestros dos pueblos.

El siglo veinte ha sido testigo de enormes cambios en muchas partes del mundo y también al Tíbet le ha llegado esta turbulencia. Poco tiempo después de que se fundara la República Popular China en 1949, el Ejército de Liberación Popular entró en el Tíbet, y como consecuencia en Mayo de 1951 se firmó el Acuerdo de los 17 Puntos entre China y el Tibet. Cuando yo estuve en Beijing en 1954/55, asistiendo al Congreso Nacional Popular, tuve la oportunidad de conocer y entablar amistad personal con muchos dirigentes, incluyendo al mismo Presidente Mao. De hecho el Presidente Mao me aconsejó sobre diferentes asuntos, y asimismo me dio garantías personales sobre el futuro del Tíbet. Alentado por estas garantías e inspirado por la dedicación de muchos de los líderes revolucionarios de la China de entonces, regresé al Tíbet lleno de confianza y optimismo. Algunos miembros tibetanos del Partido Comunista Chino también albergaban esta esperanza.

Después de mi regreso a Lhasa, hice todos los esfuerzos posibles para conseguir una autonomía regional genuina para el Tibet dentro de la familia de la República Popular China. Creía que esto sería lo mejor para los intereses a largo plazo tanto del pueblo tibetano como del pueblo chino.

Lamentablemente, las tensiones, que se intensificaron en el Tibet desde 1956, finalmente derivaron en el levantamiento pacífico del 10 de Marzo de 1959 en Lhasa y posteriormente a mi huída hacia el exilio,. A pesar de que ha habido muchos cambios positivos en el Tibet bajo el dominio de la República Popular China, estos cambios, como señaló en Enero de 1989 el anterior Panchen Lama, se vieron ensombrecidos por el inmenso sufrimiento y la enorme destrucción. Los tibetanos se vieron obligados a vivir en un estado de miedo constante, mientras que el gobierno Chino seguía sospechando de ellos. Sin embargo, en lugar de cultivar enemistad hacia los líderes chinos responsables de la despiadada represión que sufría el pueblo tibetano, rogué por ellos para que se convirtieran en amigos, cosa que expresé en las frases siguientes de una plegaria que compuse en 1960, un año después de llegar a la India: “Puedan ellos alcanzar el ojo de la sabiduría, sabiendo discernir entro lo bueno y lo malo, y permanecer en la gloria de la amistad y el amor”. Muchos tibetanos, entre ellos colegiales, recitan estas frases en sus oraciones diarias.

En 1974, siguiendo a serias discusiones con my Kashang (gabinete) y con el Portavoz y Vice Portavoz de la entonces Asamblea de Diputados del Pueblo Tibetano, decidimos encontrar un Camino Medio que no buscase la separación del Tibet y China, sino que facilitase el desarrollo pacífico del Tíbet. A pesar de que en aquellos momentos no teníamos ningún contacto con la RPC, que estaba entonces inmersa en la Revolución Cultural, admitimos entonces que tarde o temprano tendríamos que resolver la cuestión del Tibet a través de negociaciones. También reconocimos que, por lo menos por lo que respecta a la modernización y el desarrollo económico, el Tíbet se beneficiaría en gran manera si permanecía dentro de la PRC. A pesar de que el Tibet tiene un rico patrimonio cultural antiguo, está materialmente subdesarrollado.

Situado en el techo del mundo, Tibet es la fuente de la mayoría de los ríos más importantes de Asia; por lo tanto es sumamente importante la protección del medio ambiente en la meseta tibetana. Puesto que nuestra mayor preocupación es salvaguardar la cultura Budista tibetana – que tiene sus raíces en los valores de la compasión universal- así como el idioma y la identidad única tibetana, hemos trabajado sinceramente en favor de conseguir un auto-gobierno para todos los tibetanos. La constitución de la RPC tiene estipulado este derecho a las nacionalidades tales como los tibetanos.

En 1979, el entonces supremo líder chino, Deng Xiaoping garantizó a mi emisario personal que “excepto la independencia del Tíbet, cualquier otra cuestión puede ser negociada”. Puesto que nosotros ya habíamos formulado nuestra intención de buscar una solución a la cuestión tibetana dentro de la constitución de la RPC, nos encontramos en una buena situación para reaccionar ante aquella nueva oportunidad. Mis representantes se reunieron en repetidas ocasiones con funcionarios de la RPC. Desde que reanudamos nuestros contactos en 2002, hemos tenido seis rondas de negociaciones. Sin embargo, en la cuestión fundamental, no ha habido ningún resultado concreto. Sin embargo, como ya he expresado muchas veces, estoy firmemente comprometido al planteamiento del Camino Medio y reitero aquí mi buena voluntad en continuar con el proceso de diálogo.

Este año el pueblo Chino esta esperando con orgullo e impaciencia la inauguración del los Juegos Olímpicos. Desde el principio yo he apoyado la idea de que a China se le permitiera albergar los Juegos. Mi posición no ha cambiado. China es el país con mayor número de habitantes en el mundo, una larga historia y una civilización muy rica. Hoy, debido a su impresionante progreso económico, está emergiendo como una gran potencia. Esto es realmente muy grato. Pero China también necesita ganarse el respeto y la estima de la comunidad global a través del establecimiento de una sociedad abierta y armoniosa, basada en los principios de la transparencia, libertad, y el predominio de la ley. Por ejemplo, hasta hoy las víctimas de la tragedia de la Plaza Tiananmen, que afectó adversamente la vidas de tantos ciudadanos chinos, no han recibido ni un desagravio ni tampoco ninguna respuesta oficial. Del mismo modo, cuando miles de chinos en las zonas rurales sufren injusticias de manos de funcionarios locales, corruptos y explotadores, sus legítimas quejas son ignoradas o contestadas con agresiones. Expreso mi preocupación tanto como ser humano como alguien que está dispuesto a considerarse como un miembro de esta gran familia que es la RPC. A este respecto, aprecio y apoyo la política del Presidente Hu Jintao de crear una “sociedad armoniosa”, pero esto solo puede conseguirse sobre la base de una confianza mutua y una atmósfera de libertad, incluyendo la libertad de palabra y el predominio de la ley. Creo firmemente que si se adoptan estos principios, se pueden resolver muchos problemas importantes relacionados con las minorías nacionales, como es el caso del Tibet, así como el Turkestan y Mongolia Interior, en donde los nativos ahora constituyen solo un 20% de la población total de 24 millones.

Yo esperaba que la reciente declaración del Presidente Hu Jintao diciendo que la estabilidad y seguridad del Tibet afecta a la estabilidad y seguridad del país, pudiera anunciar el nacimiento de una nueva era para la resolución del problema del Tibet. Desafortunadamente, y a pesar de mis sinceros esfuerzos para no separar el Tibet de China, los líderes de la RPC siguen acusándome de ser una “separatista”. Igualmente, cuando los tibetanos en Lhasa y en muchas otras áreas protestaron espontáneamente para expresar su profundo rencor, las autoridades chinas inmediatamente me acusaron de haber orquestado estas manifestaciones. He pedido que se realice una investigación a fondo para examinar esta alegación.

Hermanos y hermanas chinos -donde quiera que estéis- con profunda preocupación hago este llamamiento para que ayudéis a disipar los malentendidos entre nuestras dos comunidades. Además apelo a vosotros para que ayudéis a encontrar un solución pacífica y duradera al problema del Tibet a través del dialogo con ánimo de entendimiento y reconciliación.

Con mis oraciones,
El Dalai Lama
28 de Marzo de 2008

Confirmado: Los monjes violentos de Lhasa eran chinos disfrazados

EUROPA PRESS — Los violentos altercados que tuvieron lugar en Lhasa el pasado 14 de marzo, y que desencadenaron una serie de protestas en todo el territorio tibetano que todavía continúan, fueron incitados por el Ejército de Liberación Popular (EPL, Ejército de la República Popular China), con el propósito de tener una excusa para endurecer la represión contra los tibetanos, según el servicio de espionaje británico.

Las conclusiones del GCHQ, la agencia gubernamental de comunicaciones británica, coinciden así con las denuncias en este sentido pronunciadas por el Dalai Lama.

Según recoge hoy el diario ‘Epoch Times’, el servicio británico desplazó los satélites con que cuenta para seguir de cerca la situación, y las imágenes captadas confirman que China, y en concreto su ejército, utilizó alborotadores para iniciar los disturbios.

Aparentemente, lo que el Gobierno no se esperaba es que las manifestaciones se extendieran a muchas otras localidades, no sólo en la región autónoma de Tíbet sino también en provincias con importantes comunidades de tibetanos como Sichuan, Qinghai y Gansu.

En cualquier caso, también habría que confirmar, algo que la información no menciona, si realmente el Gobierno estaba al tanto y apoyaba el plan. El EPL sigue contando con muchísima influencia y posturas más conservadoras que el actual Gobierno en el poder.

En anteriores ocasiones, como cuando China destruyó con un misil, hace más de un año, uno de sus satélites meteorológicos (poniendo en evidencia que cuenta con la tecnología necesaria para inutilizar los satélites espías de otras potencias), se rumoreó que la orden no había salido directamente desde el Gobierno, sino desde el EPL.

Desde que las revueltas se extendieron Beijing ha estado apuntando hacia el ‘Dalai Lama y su camarilla’ como el cerebro de las protestas, en las que según China han fallecido una veintena de personas (19 en Lhasa) y, según fuentes tibetanas, al menos un centenar*.

Viniera de donde viniese el plan, lo que sí parece claro es que hubo algún tipo de organización en los sucesos del 14 de marzo, ya que las protestas se produjeron de forma simultánea en varios focos, según los testigos. De acuerdo con la corresponsal de la hongkonesa Phoenix Tv, una de las pocas periodistas que presenciaron los hechos, muchos de los comercios y viviendas que después fueron quemados habían amanecido ese día con un extraño símbolo escrito en sus puertas.

* Nota: Según se concreta la información en las últimas horas, los muertos confirmados e identificados son ya unos 135 o 140.

Monjes consiguen manifestarse ante periodistas extranjeros en Lhasa

(AFP) — Los monjes de uno de los templos más sagrados del budismo tibetano desafiaron el jueves a las autoridades chinas manifestándose a favor de su líder espiritual, el Dalai Lama, frente a periodistas extranjeros en Lhasa, capital de Tíbet.

La protesta se llevó a cabo durante una visita organizada por el gobierno chino para dar a los reporteros la versión oficial de los graves disturbios que este mes sacudieron la región.

Se produjo además pocas horas después de que el presidente estadounidense, George W. Bush, se sumara a quienes piden que Pekín entable un diálogo con el Dalai Lama para resolver la crisis en esa región del Himalaya.

La represión de las manifestaciones, que se iniciaron el 10 de marzo en el Tíbet y se extendieron a enclaves tibetanos de otras provincias, creó una fuerte presión internacional, con llamamientos al boicot de las ceremonias oficiales de los Juegos Olímpicos de Pekín, que se inaugurarán en agosto.

China asegura que su respuesta a las protestas -las mayores de las últimas décadas- fue moderada y que la situación está nuevamente bajo control.

Pero la demostración llevada a cabo el jueves por varias decenas de monjes del templo de Jokhand, en Lhasa, prueba que sigue habiendo disconformidad con el régimen chino.

“Queremos libertad, queremos al Dalai Lama”, gritaron los bonzos, según uno de los 26 periodistas que integraban el grupo guiado por funcionarios chinos.

Los monjes interrumpieron la intervención de un responsable chino, que hablaba de las recientes manifestaciones, y lo acusaron de ser “un mentiroso”.

El incidente fue reportado por la agencia japonesa Kiodo y otros medios de internacionales. La agencia oficial Nueva China hizo un breve despacho sobre lo ocurrido, aunque sin mencionar las declaraciones de los monjes.

Según Kiodo, “treinta jóvenes bonzos” participaron en la protesta. Un periodista que formaba parte del grupo estimó que eran “entre 50 y 60”.

Acto seguido, los responsables del viaje invitaron a los periodistas a abandonar el lugar.

El ingreso de periodistas extranjeros en Tíbet estaba vedado desde el inicio de los disturbios.

China organizó desde el miércoles hasta el viernes un viaje de prensa a Lhasa destinado a mostrar “la verdad” a la prensa extranjera. Se trata del primer grupo de periodistas extranjeros autorizados a visitar la capital tibetana desde el 14 de marzo.

La AFP y otros grandes medios internacionales no fueron invitados.

Las protestas en Lhasa se iniciaron con motivo del 49 aniversario del levantamiento antichino en Tíbet de 1959, cuya represión forzó al Dalai Lama a exiliarse en India, donde vive hasta ahora.

Las manifestaciones derivaron en violentos disturbios el día 14 en Lhasa y se extendieron a provincias vecinas.

Según la versión oficial, los incidentes se saldaron con veinte muertos: 18 civiles “inocentes” y dos policías. Las organizaciones tibetanas afirman que la represión dejó unas 140 víctimas fatales, mil heridos y numerosos detenidos.

El miércoles, Bush llamó por teléfono al presidente chino, Hu Jintao, para plantearle su “preocupación” por la situación en Tíbet y alentarlo a “iniciar un diálogo con los representantes del Dalai Lama”, informó la Casa Blanca.

Sin embargo, Hu reiteró que considera al Dalai como el instigador de los disturbios, con el fin de sabotear los Juegos Olímpicos de Pekín.

El Parlamento Europeo confirma su apoyo al Dalai Lama

Bruselas, 26 de marzo.- El presidente del Parlamento Europeo (PE), Hans-Gert Pöttering, criticó hoy la posición de China al culpar al Dalai Lama por la violencia en Tíbet, que ya dejó 135 muertos en los últimos días, según el gobierno tibetano en el exilio. “No podemos permitir una situación en la que el Dalai Lama es mencionado de la misma forma que terroristas. No podemos permitir la demonización del Dalai Lama”, expresó Pöttering en una eurocámara colorida por decenas de banderas de Tíbet.

Pottering fue aplaudido por un grupo de diputados vestidos con camisetas negras estampadas con los cinco anillos olímpicos como esposas sobre el nombre de Beijing 2008. “Condenamos la muerte de individuos pacíficos y declaramos nuestra solidaridad al Dalai Lama.

Siempre que lo encontré tuve el sentimiento de que es una persona profundamente comprometida con la paz”, añadió el presidente del PE. La situación en Tíbet motivó un debate convocado este miércoles con carácter de urgente en el PE, el cual tuvo la presencia del portavoz del parlamento tibetano en el exilio, Karma Chophel.

En medio de las discusiones sobre un posible boicot a los Juegos Olímpicos de Bijing, Pottering defendió que los políticos europeos no participen de las celebraciones. “No podemos tomar parte de las ceremonias de inauguración si China no acepta dialogar (con el Dalai Lama). Nuestro sentido de respeto propio nos impele a no abandonar nuestros principios”, dijo. “Queremos que los Juegos Olímpicos sean un éxito, pero hay ciertas condiciones, incluyendo el respeto a la libertad de expresión y cultura del pueblo de Tíbet, que China debe respetar”, agregó.

La comisaria europea de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, afirmó por su parte que los Juegos Olímpicos “deben realizarse en un ambiente pacífico, de libertad de expresión y de prensa”, pese a que este “no es un evento político”.

Ferrero-Waldner pidió de nuevo al gobierno chino que permita el acceso de “medios de comunicación independientes” a Tíbet con el propósito de que puedan reportar sobre la situación en el país.

“La Comisión Europea apoya una reconciliación pacífica entre el gobierno chino y el Dalai Lama”, dijo la comisaria tras indicar que se “espera una solución aceptable para todos, que respete la cultura, religión y integridad de los tibetanos”.

“La violencia nunca es aceptable y no contribuirá a una solución para el problema”, expresó la comisaria. El gobierno tibetano aseguró que son 135 los muertos, 400 los detenidos y más de 100 los heridos heridos, mientras que el gobierno chino reconoce sólo 19 muertos en las protestas efectuadas en Tibet en los últimos días.

Tibetanos en huelga de hambre temen sufrir agresiones

Los manifestantes tibetanos que se encuentran en huelga de hambre desde el martes frente al consulado chino en Toronto dijeron hoy que temen ataques de grupos pro chinos.

Uno de los organizadores de la protesta señaló a Efe que la policía canadiense les ha advertido que pueden ser atacados por extremistas chinos por lo que en las próximas horas decidirán si trasladan su protesta a otro punto de la ciudad.

Alrededor de una veintena de tibetanos iniciaron el martes una huelga de hambre frente al consulado chino para ‘protestar por lo que está sucediendo en el interior de Tíbet’, declaró a Efe Choesang Dhenul, integrante de Estudiantes por un Tíbet Libre (ETL), uno de los grupos que ha organizado la protesta.

Dhenul dijo que ‘a los tibetanos se les están negando derechos humanos básicos. Esta huelga de hambre no es nada comparado con lo que ellos están sufriendo’.

En Toronto viven unas 5.000 personas de origen tibetano, la mayor comunidad fuera de India y Nepal.

Pero la mayor ciudad canadiense también es sede de gran número de inmigrantes de origen chino que este fin de semana tienen previsto una manifestación para expresar su apoyo a los Juegos Olímpicos de Pekín y el rechazo a las peticiones de boicoteo en respuesta a la represión del movimiento nacionalista tibetano.

Dhenul explicó que la comunidad tibetana ‘no está solicitando en estos momentos el boicot de los Juegos Olímpicos. Los atletas que tienen previsto participar han trabajado muy duro para llegar allí. Simplemente queremos que la antorcha olímpica no pase por Tíbet’.

La portavoz de ETL también dijo que la información que maneja el grupo -que está en contacto con personas en el interior de Tíbet- es que ‘más de 140 personas han muerto en las protestas y entre 300 y 400 han sido detenidas’ por las autoridades de Pekín, que está mandando un creciente número de tropas a la región.

Nicolas Sarkozy pide a China que dialogue con el Dalai Lama

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró hoy ante el Parlamento británico que no habrá una solución a la cuestión tibetana “en el marco de la soberanía china más que a través del diálogo entre el Dalai Lama y el Gobierno de Beijing”.

Durante su discurso en una sesión conjunta de la Cámara de los Lores y los Comunes con motivo de su visita oficial al Reino Unido, el presidente galo abogó porque Londres y París luchen juntos en la defensa y respeto de “los derechos humanos, las identidades culturales y las identidades religiosas”.

“Es el mensaje que Reino Unido y Francia deben llevar a las autoridades chinas sobre el Tíbet, subrayando que no habrá solución en el marco de la soberanía china más que a través del diálogo entre el Dalai Lama y el Gobierno de Beijing”, dijo.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, llamó a su colega chino Hu Jintao para expresarle su preocupación por la represión en el Tíbet, uniéndose a crecientes protestas internacionales por la mano dura china en la cuestión tibetana. La Casa Blanca dijo que Bush pidió a Hu que iniciara un “diálogo con los representantes del Dalai Lama y dé acceso a los periodistas y diplomáticos”. China ha respondido este miércoles permitiendo la entrada de periodistas a Lhasa pero únicamente en una ruta organizada en autobús y vigilada muy estrictamente por funcionarios del régimen.

[Agencias]