Archive | septiembre 2012

El Parlamento Tibetano aprueba cambiar la denominación “Kalon Tripa” a “Sikyong”

El Parlamento Tibetano en el Exilio decidió por unanimidad hace unos días adoptar una resolución para cambiar el título oficial del jefe político de la Administración Central Tibetana. A partir de ahora, ya no se hablará del “Kalon Tripa”, sino del “Sikyong”.

En inglés, las palabras tibetanas kalon tripa han sido traducidas como “jefe de gabinete” o más acertadamente “Primer Ministro”, mientras que sikyong es, sencillamente, “líder político”. Sin embargo, los miembros del Kashag (parlamento) sí seguirán denominándose kalon como hasta ahora.

La enmienda fue introducida por el kalon Dhongchung Ngodup, del Departamento de Seguridad, haciéndose eco de las recientes declaraciones de Su Santidad el Dalai Lama en Italia en las que explicaba que él prefiere usar la palabra Sikyong. Dhongchung también explicó que entre los tibetanos que viven en Tíbet hay preferencia por usar esa palabra también.

El año pasado, durante la toma de posesión de Lobsang Sangay, el Dalai Lama se refirió a él como Sikyong: “Yo tomé el liderazgo político del Sikyong Tagdrag Rimpoché cuando tenía dieciséis años. Hoy, en el siglo 21, cuando la democracia está prosperando, cedo el poder político del Tíbet al Sikyong Lobsang Sangay”, dijo.

Durante el debate en el Parlamento, algunos legisladores mostraron su preocupación por este cambio, preguntándose si tendría repercusiones indeseables y presión sobre la administración tibetana exiliada. También hubo reservas en cuanto a si el cambio de título pudiera acabar con el actual papel del jefe de gobierno.

Sin embargo, una gran mayoría de los diputados y Kalons (ministros) que tomaron parte del debate y apoyaron la enmienda, apostaron por adoptar la costumbre de Su Santidad. Apenas se mencionó las necesidades o repercusiones políticas, diplomáticas, administrativas o históricas del cambio. Algunos de los presentes también rogaron a sus compañeros no obstaculizar el proceso y colaborar con el voto unánime considerando que es la postura del Dalai Lama.

Finalmente, se votó a favor por unanimidad durante el séptimo día del 4º Debate del Parlamento.

El portavoz del gobierno, Penpa Tsering, dió las gracias a sus compañeros parlamentarios por su cooperación al apoyar de forma unánime la adopción de esta resolución, y pidió a los miembros del Kashag reunirse para llevar a cabo todas las modificaciones documentales oportunas causadas por este cambio.

China secuestra a un empresario tibetano y derriba su vivienda y su negocio

Policía Armada en Tíbet

Un hombre de negocios tibetano, muy conocido y querido por apoyar activamente la cultura tradicional, podría haber sido detenido después de que su casa fuera derrumbada por funcionarios chinos.

Nangchen Tashi lleva una semana desaparecido, y algunas fuentes han comentado al exilio que, según se comenta, se lo llevaron las autoridades. Ya en 2010 fue retenido y torturado durante un breve espacio de tiempo. El pasado 12 de septiembre, un grupo de hombres chinos aparecieron a la puerta de su casa hacia la medianoche y le dijeron que tenían que echar abajo el edificio, sin más explicación. La familia, que se encontraba con él, protestaron indignados. Su mujer, Böde, sus hijos Sherab Dorje y Sonam Topgyal, y su hija, Yangdzom, fueron todos detenidos. Tras llevárselos, los chinos llegaron con bulldozers y echaron abajo la vivienda y un hotel anexo, propiedad de la familia.

Tashi, de 47 años, es conocido como un gran defensor de la cultura, religión e idioma del Tíbet. También es alguien muy generoso a la hora de ayudar a los más pobres y recaudar fondos para los tibetanos que quieren estudiar y mejorar su futuro.

La policía china asesina a un monje en Lhasa

Un monje tibetano ha muerto en Lhasa en lo que la policía ha descrito como un “disparo accidental”, a pesar de que las propias autoridades han ordenado después a su familia que oculten el fallecimiento y no digan nada a nadie.

Sonam Dorje, de unos 40 años de edad y residente en el famoso monasterio de Ganden, cerca de Lhasa, se encontraba el 6 de septiembre en la capital para una cita médica en un ambulatorio del distrito de Trin Konchu, muy cerca de una estación de policía. De repente fue alcanzado por una bala, que le impactó cerca del corazón.

Fue trasladado de inmediato al Hospital de Lhasa, pero no consiguieron salvarle la vida. Tras el disparo, los policías de la comisaría cercana al centro médico ordenaron a todos los testigos no hablar sobre lo que acababa de ocurrir, amenazando con detener a cualquiera que no obedeciese. Sus compañeros del monasterio reclamaron su cuerpo, pero las autoridades se negaron. Finalmente, su cadáver fue entregado a la familia -vecinos del condado de Maldro Gongkar- al día siguiente.

Sus parientes recibieron una pequeña indemnización, pero fueron amenazados y se les ordenó decir a los curiosos que su hijo había muerto enfermo, no por un disparo.

Se confirma que el Ven. Tsering Gyaltsen murió con la columna rota el mismo día de su detención

Se han conocido más detalles sobre el caso de Tsering Gyaltsen (en la foto), un monje de 40 años del monasterio de Drango que fue duramente golpeado y detenido por las fuerzas de seguridad chinas durante los sucesos del 23 de enero y días posteriores.

El 9 de febrero, Tsering Gyaltsen fue salvajemente apaleado por la policía y trasladado a un hospital de Kartdze. Acabó con la columna rota, y murió ese mismo día. A pesar de que varias fuentes que han preferido no dar sus nombres han confirmado que el Venerable Tsering murió, las autoridades nunca han querido confirmarlo ni desmentirlo, ni tampoco han informado nunca de dónde se encontraba ni de su estado de salud.

En varias ocasiones, compañeros del monasterio y miembros de su familia se acercaron a la oficina del gobierno para recibir noticias sobre su estado, y una y otra vez los funcionarios chinos les han repetido que no sabían nada de él. En mayo pasado, cuatro meses después de su desaparición, y dando por seguro que le habían matado, su familia hizo llegar una foto suya a otro monasterio, donde se llevaron a cabo los rituales budistas oportunos para su funeral. A día de hoy, todavía no han recuperado su cuerpo.

El mismo día, en el mismo hospital, Sanglha, una mujer de 70 años y cinco de sus hijos menores de edad recibieron tratamiento por las heridas que sufrieron durante un tiroteo de la policía en su casa. Otros dos de sus hijos, el monje Rigsel (40) y el laico Samdrup (42) fueron acribillados a balazos por las autoridades durante aquel incidente. Incluso un periódico del gobierno del régimen publicó un artículo reconociendo que ambos habían sido asesinados por la policía.

China vuelve a bloquear los accesos a Tíbet una vez más

China ha vuelto a cerrar las áreas tibetanas del mundo exterior con nuevas restricciones de viaje a los extranjeros. Según varias agencias de viajes, China ha dejado de conceder permisos para la llegada de visitantes a Tíbet desde el 1 de septiembre, ha informado Travel Weekley.

Las restricciones, las terceras en lo que va de año, llegan poco después de anunciarse que van a crearse proyectos turísticos multimillonarios de cara a promocionar el Tíbet como destino mundial, por supuesto siempre como región china.

Aunque la duración y los motivos tras estas nuevas prohibiciones no se conocen oficialmente, los observadores creen que las restricciones podrían ser parte de las medidas de seguridad que se están tomando con motivo del 18º Congreso del Partido Comunista Chino, que se celebrará en el último trimestre del año.

“Ahora mismo, China no permite que entre nadie”, asegura Will Weber, cofundador y codirector de Journeys International.

“El año pasado hicieron lo mismo”, dice Anita Captain, directora de Greaves Tours. “El año pasado duró un mes, y este año… ni idea. No dan razones”.

En junio, el gobierno chino dejó por las buenas de autorizar los viajes al Tíbet, diez días después de las inmolaciones del 27 de mayo de los jóvenes Dorjee Tseten y Dargye en pleno centro de Lhasa. A principios de año la entrada estuvo bloqueada entre mediados de febrero y finales de marzo, coincidiendo con el Año Nuevo Tibetano y el Día del Levantamiento Nacional Tibetano.

Desde entonces, China lo pone difícil a quienes quieren entrar en Tíbet, pidiendo que entren únicamente en grupos de cinco o más, y que dentro de cada grupo sean todos de la misma nacionalidad. Hasta la fecha, la Oficina de Turismo del Tíbet prohíbe la entrada a ciudadanos de Reino Unido, Noruega, Corea, Austria, Filipinas y Vietnam.

Tras la trágica oleada de auto-inmolaciones, las autoridades han implementado nuevos sistemas de control sobre el movimiento de los tibetanos dentro de su propio país, dificultando enormemente los viajes entre las regiones más orientales hacia Lhasa y viceversa.

En julio, Human Rights Watch llamó la atención sobre el hecho de que las “medidas extremas” adoptadas por China en respuesta a las inmolaciones de Lhasa “podría empeorar las tensiones en la región. Esta expulsión arbitraria de gente por su origen étnico o lugar de nacimiento es claramente discriminatorio y viola sus derechos fundamentales de movimiento y residencia”.

También, las agencias de seguridad del gobierno chino están acosando a los tibetanos en Lhasa, obligándoles a solicitar cinco documentos oficiales distintos para “legalizar” su residencia en la capital del Tíbet (no reconocida como tal por el gobierno). Incluso personas que han vivido allí durante muchos años y que regentan negocios están siendo expulsados a los pueblos o aldeas de las que son originarios.

Dhondup Wangchen, tibetano preso y enfermo, recibe el Premio Libertad de Prensa 2012

Dhondup Wangchen, director de documentales autodidacta, ha sido seleccionado como uno de los galardonados por Premio de Libertad de Prensa, entregados por el Comité de Protección al Periodista, un reconocimiento anual que premia a los periodistas más arriesgados.

El director tibetano, que se encuentra en prisión, es uno de los cuatro periodistas reconocidos por el grupo internacional de libertad de prensa por “arriesgar sus vidas y su libertad para revelar abusos de poder y violaciones de los derechos humanos. Estos periodistas se han enfrentado a severas represalias por su trabajo, incluyendo asaltos, amenazas y torturas. Askarov cumple cadena perpetua en relación con su información sobre la corrupción oficial, y Wangchen cumple una condena de seis años de cárcel tras documentar la vida de los tibetanos bajo el dominio chino”.

Los otros premiados son Mauri König (Gazeta do Povo, Brasil), Mae Azango (FrontPage Africa y New Narratives, Liberia) y Azimijon Askarov (Ferghana News y Golos Svobody, Kirguistán).

Dhondup Wangchen realizó el documental “Leaving Fear Behind” (Dejando el miedo atrás, Jigdrel en tibetano) para mostrar la vida cotidiana en Tíbet de cara a los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008. Fue detenido el 26 de marzo de aquel mismo año por grabar entrevistas con tibetanos anónimos en las que hablaban sobre su opinión sobre los Juegos, el Dalai Lama y las políticas de China en Tíbet. Poco después de que sus grabaciones se filtrasen al extranjero, Wangchen desapareció, retenido por las autoridades.

Fue sentenciado a seis años de prisión por “subversión” el 28 de diciembre de 2009, después de un juicio celebrado en secreto. En enero de 2010 presentó una apelación, que fue rechazada. Una vez en la cárcel, Wangchen contrajo la hepatitis B y se encuentra en muy mal estado de salud.

Su documental ya ha sido visto en más de treinta países. Desde que entró en prisión, su mujer, Lhamo Tso, viaja incansablemente por todo el mundo haciendo campaña a favor de la liberación de su esposo.

“Nos sentimos inspirados por estos periodistas que han pagado un alto precio por su constante dedicación en favor de la verdad”, ha señalado Joel Simon, director ejecutivo del Comité. “Dos de ellos, Askarov y Wangchen, han sido arrestados y encarcelados por sus reportajes. No descansaremos hasta que salgan en libertad”.

Los demás galardonados celebrarán una cena en Nueva York el 20 de noviembre. Desgraciadamente, Askarov y Wangchen no podrán estar allí.

El documental dura unos 25 minutos. Aquí lo podéis ver:

Concierto en Barcelona a favor de los refugiados tibetanos

El próximo 31 de octubre a partir de las 20:30 h, la mítica sala barcelonesa Luz de Gas será escenario de un concierto a favor de los refugiados tibetanos de la mano de Pep Sala, más conocido por ser uno de los fundadores de Sau, uno de los grupos más recordados del panorama musical catalán. El evento está organizado por la inestimable labor de la Asociación Jin-Pa, una organización que se dedica a ayudar a los campos de refugiados tibetanos en el sur de la India.

La entrada tiene un coste de 16 € y se pueden adquirir en Tibet Shop (C/ Valencia, 355 – Barcelona), Himalayan (C/ Torrent de l’Olla, 186 – Barcelona) y Espai Obert (C/ Les Valls, 26 – Sabadell), además de en El Corte Inglés.

Si no vas al concierto pero aún así te gustaría contribuir con la recaudación a favor de los refugiados, puedes hacer tu donativo en esta cuenta del Banco de Sabadell:

0081-0059-21-0001444048

(Aviso: De acuerdo con la normativa, no está autorizada la entrada de menores de 16 años).