Archive | febrero 2009

Los Derechos Humanos no son tan importantes como la crisis económica o el medio ambiente, según Hillary Clinton

AGENCIAS — Amnistía Internacional y un grupo pro Tíbet se declararon escandalizados el viernes luego de que la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, prometiera no dejar que preocupaciones por los derechos humanos dificulten la cooperación con China.

En su primera visita a Asia como jefa de la diplomacia, Clinton dijo que Estados Unidos seguiría presionando a China por cuestiones sobre derechos humanos como por ejemplo su dominio sobre el Tíbet.

“Pero nuestras presiones sobre estos asuntos no pueden interferir en la crisis económica mundial, el cambio climático global y la crisis que tiene que ver con la seguridad”, dijo Clinton a la prensa en Seúl, antes de partir hacia Pekín.

T. Kumar, de Amnistía Internacional Estados Unidos, dijo que el grupo de presión a favor de los derechos globales quedó “escandalizado y extremadamente decepcionado” por los comentarios de Clinton, quien “daña futuras iniciativas de Estados Unidos de proteger esos derechos en China”.

China envió tropas a Himalaya poco antes de cumplirse 50 años del levantamiento de Tíbet que provocó, entre otros, el exilio del líder espiritual Dalai Lama hacia India.

El gobierno chino dio la bienvenida al gobierno de Barack Obama con nerviosismo, considerando que podría presionarlo más por asuntos de derechos humanos y comercio de lo que hizo su predecesor George W. Bush.

Anuncios

Empeora la situación en Lithang


(Ver también la noticia anterior para más información)

Después del despliegue masivo del ejército chino y el arresto de cinco tibetanos más por manifestarse en Lithang, la vida cotidiana de la región se ha visto seriamente afectada.

La Oficina de Seguridad Pública y la Policía Armada del Pueblo detuvo a cinco tibetanos -despues de una quincena más, como podéis ver en la noticia anterior- por manifestarse pacíficamente. Fueron brutalmente apaleados, maltratados públicamente e introducidos por la fuerza en furgones militares, según informa el Centro Tibetano de Derechos Humanos y Democracia basándose en testimonios de testigos presenciales.

Según los presentes, las tiendas y restaurantes estuvieron cerrados ayer martes. El tráfico entre Lithang y Bathang se ha cortado y se han desplegado un gran número de tropas del ejército en toda la zona para asegurarse de que no hay más protestas pro-tibetanas. El número de detenidos en lo que lleva de semana asciende ya a 21, cuando falta menos de un mes para conmemorarse el 50 aniversario del levantamiento popular que se enfrentó a la invasión militar china y que acabó con un violento aplastamiento y la huida de miles de tibetanos a la India, entre ellos Su Santidad el Dalai Lama.

Entre los últimos cinco detenidos, tres fueron identificados como Damdul (líder del asentamiento de Dekyi), Yanglo y Dolma, todos ellos nómadas de la zona de Sako. Sin embargo, se sabe que Yanglo y Dolma fueron puestos en libertad anoche. Por su parte, Sonam Tenpa y Lobsang Tenzin, que habían resultado heridos después de recibir una paliza, siguen en paradero desconocido para sus allegados. Lobsang Lhundup, el monje del monasterio de Nekhor que inició en solitario la protesta pacífica en Lithang el pasado día 15 sigue detenido en el centro de detenciones comarcal. Otros se encuentran en los centros de Lithang Tsagha.

Después de conocer lo sucedido, familiares y allegados fueron a visitarles a los centros. Para su sorpresa, Gelek Kunga, uno de los detenidos ayer, no se encuentra en ninguno de ellos y nadie le ha vuelto a ver. Muchos temen que próximamente reciban la peor de las noticias.

Una vez más, el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia y otros grupos han pedido al gobierno chino que localice y garantice la seguridad de todos los detenidos. El TCHRD ha demandado que todos ellos dispongan acceso inmediato e incondicional a representación legal, derecho a ser visitados por sus familias y derecho a que los heridos reciban atención médica.

Los tibetanos que viven en su propio país muy rara vez tienen acceso a este tipo de derechos, teniendo prioridad los chinos de etnia han.

Fuente: Tibet.net /

16 nómadas brutalmente apaleados y arrestados en Lithang

Dieciséis tibetanos han sido arrestados por manifestarse pacíficamente en el condado de Lithang (prefectura de Kardze, provincia de Sichuan) los días 15 y 16 de febrero, según testigos presenciales.

El 15 de febrero al mediodía, Lobsang Lhundup -en la foto-, monje del monasterio de Nekhor se manifestó en la plaza del mercado principal de Lithang. Agentes de la Oficina de Seguridad Pública y la Policía Armada del Pueblo le detuvieron con violencia. Pedía una larga vida para Su Santidad el Dalai Lama y la independencia de Tíbet. También gritaba eslóganes pidiendo que Su Santidad pudiese volver a Tibet y que sus compatriotas no celebrasen de forma festiva el Losar (el Año Nuevo tibetano). Según testigos, Lobsang, que se ayudaba de un bastón para caminar, fue neutralizado de forma violenta y se lo llevaron en un vehículo policial a un centro de detención de la policía para ser interrogado.

La familia de Lobsang es nómada y hace un año y medio se trasladaron de su campamento en Gemo al condado de Kardze. Después de su arresto, su hermano menor Sonam Tempa, fue también detenido junto con otros catorce tibetano por expresarse pacíficamente en el mismo lugar. Sonam, de quien se dice dirigía la protesta, llevaba una gran fotografía del Dalai Lama. Le deseaban una larga vida y pedían la independencia de Tíbet.

Un testigo ocular asegura: “Todos los protestantes tibetanos fueron golpeados de manera brutal, les maltrataron y les llevaron a rastras a camiones militares de la Oficina de Seguridad Pública y la Policía Armada. A muchos de los detenidos les hirieron de gravedad; tenían sangre en la nariz, la cabeza y los brazos”.

Este es un listado completo de todos los arrestados:

  1. Sonam Tempa (29 años)
  2. Jampa Thokney (30)
  3. Gelek Kunga (26)
  4. Lobsang Tenzin (23)
  5. Lobsang Phendey (37)
  6. Jampa Yonten (30)
  7. Sanggey (29)
  8. Jampa Tsering (28)
  9. Lobsang Wangchuk (30)
  10. Lobsang Tashi (21)
  11. Gendun Choepel (30)
  12. Dargye (37)
  13. Gedhun (29)
  14. Jampa (40)
  15. Amdo Gyaltsen (41)
Todos ellos permanecen a familias nómadas que se han trasladado desde otras áreas a Lithang.

Fuente: Tibet.net

El Dalai Lama teme que haya más violencia / Más datos sobre torturados y condenados

En un llamamiento a los compatriotas que viven en Tíbet para que sean responsables, Su Santidad el Dalai Lama expresó el martes su preocupación por un posible aplastamiento militar chino dada la extremadamente tensa situación que se vive en el país.

“Estos días hay demasiado odio. La situación es muy tensa”, dijo Su Santidad durante una visita a la ciudad alemana de Baden Baden, ha informado AFP. “Me preocupa que haya más protestas, porque eso significará más represión. Todo esto es muy triste”.

“Hay tanta tensión -añadió- que los militares chinos tienen el dedo en el gatillo siempre que van con armas. De hecho, siempre que haya presencia militar china, habrá tensión. Ya que las ejecuciones públicas son difíciles, se sirven de torturas con los tibetanos que son detenidos. Tan pronto como una persona es arrestada, la torturan, a veces acabando con su vida”.

Su Santidad asegura que esta información sobre la situación del país es recibida “de grupos tibetanos y de particulares que me vienen a ver cuando consiguen escapar de Tíbet”.

El Dalai Lama continúa: “Los chinos anulan sistemáticamente la identidad tibetana. Están decididos a acabar con ella sin piedad. En muchos sitios de Tíbet se han cerrado las escuelas, incluidas las privadas, que tienen más libertad para enseñar cultura tibetana”.

“Es esencial que Beijing comprenda que la cuestión Tibetana no irá a ninguna parte a no ser que se encuentre una solución aceptada por ambas partes. Eso es importante”, explica. “El interés por la cultura tibetana y los derechos humanos en Tíbet es algo que se observa desde todo el mundo”.

Más represión en Tíbet

Según fuentes dentro del país, un juzgado a anunciado la condena de 18 meses de prisión a cuatro monjes del monasterio de Shelkar, en Dingri (prefectura de Shigatse). Son cuatro de las 13 personas detenidas por protestar contra el programa de “educación patriótica” del gobierno el 5 de marzo de 2008. Estos cursos les obligan a denunciar a Su Santidad el Dalai Lama.

Según testigos, tres monjes han permanecido bajo custodia policial. Al menos uno de ellos, Khenrab Tharchin, ha sido salvajemente torturado. Otros seis monjes fueron puestos en libertad el pasado 19 de enero.

Entre los liberados, al Venerable Lobsang Jimpa las autoridades le han prohibido volver a su monasterio, por considerar que se ha involucrado en actividades políticas. Los demás sí podrán seguir viviendo en el monasterio únicamente después de que sus familiares se hayan visto obligados a firmar un documento según el cual no se involucrarán en actividades políticas. Las autoridades, a pesar de haberlos liberado, mantienen a los monjes bajo estricta vigilancia y sus movimientos están muy limitados. En el monasterio de Shelkar también se han impuesto más restricciones.

Por otro lado, el juzgado del distrito de Meru (prefectura de Ngaba) ha sentenciado a Chopel (también conocido como Uchoe, de 33 años) a 4 años de cárcel por manifestarse el 17 de marzo de 2008. Según testigos, a perdido la visión del ojo izquierdo, y no recibió tratamiento médico para una deformidad que surgió a causa de los malos tratos durante su detención. A pesar de ello, las autoridades de prisión le han impuesto trabajos forzados.

Un monje se suicida en Samye

La presión que ejerce el gobierno chino durante su reeducación patriótica ha llevado a un monje del monasterio de Samye a suicidarse.

Namdol Khakyab, natural de Nyemo, se suicidó en su habitación en noviembre, tres meses después de que las autoridades cerrasen el monasterio. Dejó una nota haciéndose responsable de su propia muerte.

El monasterio de Samye se ha mantenido bajo una estricta vigilancia y restricciones desde el 3 de marzo de 2008. Después de una manifestación pacífica de todos los monjes del centro, las autoridades hicieron llegar a la policía armada. Durante tres días nadie pudo salir, ni se permitieron las visitas. Inmediatamente después, la Oficina de Seguridad Pública hizo llegar un contingente de personal militar para dar educación patriótica. Fueron detenidos nueve monjes. Sus datos personales y las penas sentenciadas pueden consultarse aquí.

Fuente: Tibet.net

La policía mata a golpes a un joven de 24 años de Dzogang

Kathmandú (Nepal) — Un joven tibetano detenido por participar en una protesta no violenta ha sido golpeado hasta morir por la policía, según testigos.

Pema Tsepak, de 24 años, residente de la población de Punda en el condado de Dzogang (Chamdo) fue detenido por la policía en Tsawa el 20 de enero pasado. Un vecino que prefiere guardar su anonimato afirma que las autoridades chinas han estado intentando encubrir las circunstancias de su muerte: “Los oficiales chinos han estado diciendo que se tiró de un edificio, pero más bien pensamos que lo mataron a golpes y luego lo tiraron ellos”.

Esta información ha sido confirmada por tibetanos en el exilio que han contactado con familiares y conocidos de la zona y les han contado la misma historia.

Namgyal Tsering, un tibetano residente en Delhi (India), ha explicado que Pema Tsepak había sido hospitalizado después de sufrir maltrato por parte de sus captores: “Le pegaron tanto que le destrozaron los riñones y los intestinos. En un principio le llevaron al hospital comarcal de Dzogang, pero allí no le podían tratar y fue trasladado al hospital de Chamdo”, asegura.

Otro tibetano asegura haber visto a Pema Tsepak esposado cuando las autoridades llegaban con él al hospital de Dzogang.

Nyima Norbu, residente en Dharamsala (India), donde se encuentra la sede del gobierno tibetano en el exilio, ha declarado que las autoridades locales han confirmado la muerte del joven. “La policía china ha informado a oficiales de Dzogang que Pema Tsepak había muerto en Chamdo y que allí mismo se cremarían sus restos”, dice este nativo de la zona.

Se suicidó, según la policía

Jamyang, hermano de un oficial tibetano de Punda, donde vivía Pema Tsepak, asegura que un único familiar de cada uno de los tres detenidos había viajado para comprobar su estado. Cuando llegaron, les informaron que ya se encontraba en Chamdo.

“Solo permitieron viajar a una persona para verles en Chamdo. Finalmente Lobsang Jampa, el hermano mayor de Pema, pudo ir. Cuando llegó a Chamdo, le dijeron que su hermano había saltado desde lo alto de un edificio y se había matado”, dice Jamyang, que vive en Canadá.

Free Radio Asia ha intentado ponerse en contacto con la policía de Chamdo, pero no se ha recibido respuesta.

Este exiliado comenta que mientras el hermano de Pema viajaba hacia Chamdo, un convoy de 18 vehículos, incluidos varias furgonetas del ejército con soldados y oficiales llegaban a Punda para hacer registros en los hogares familiares de los tres detenidos: “Hicieron un registro en las casas de los detenidos y se llevaron fotos de Su Santidad el Dalai Lama. Cuando llegaron a casa de Pema Tsepak, informaron a su familia de su muerte. Les dijeron que Pema había atacado a un oficial con un cuchillo y que entonces se tiró por la ventana”.

Más detenidos en Punda

Todo empezó el 20 de enero cuando pema Tsepak, Thinley Ngodrub y el hermano de éste, Thargyal, todos ellos de 23 a 24 años, fueron atacados con violencia por la policía y fueron detenidos cuando caminaban hacia la comisaría de policía de Tsawa Dzogang. Llevaban una pancarta blanca con la frase “Independencia para Tíbet” mientras distribuían octavillas y gritaban eslóganes contra el gobierno chino. Dechen Wangmo, una chica de 19 años, fue también detenida al ser registrada y encontrársele el teléfono móvil de Pema.

Según Namgyal Tsering, en otro incidente dos días después, tres tibetanos (Thinley Gyatso, Tashi Norbu y y Lobsang Lhamo, de 44, 29 y 27 años respectivamente) también fueron apresados por la policía al protagonizar una protesta. “Excepto uno de los chicos, los demás eran todos de Punda”. Según otro exiliado, Thinley Gyatso, Dechen Wangmo y Lobsang Lhamo han sido puestos ya en libertad, pero los demás siguen bajo custodia.

“Tashi Norbu está en la cárcel de Dzogang, y los otros dos todavía siguen detenidos en Chamdo”, asegura.

Fuente: Radio Free Asia.

Kashag: Quedan canceladas las celebraciones festivas del Losar

La Administración Central Tibetana anunció el sábado que únicamente se celebrarán prácticas religiosas para señalar el Año Nuevo tibetano -que coincide con el próximo 25 de febrero- tomando en consideración la contínua represión sobre el Tíbet y la terrible violencia del pasado año, que ha dejado ya cientos de muertos y miles de encarcelados.

El Kashag, el Consejo de Ministros tibetano, ha apelado a todos los departamentos y oficinas de la administración que no organicen celebraciones festivas ni pomposas, como fiestas, bailes o fuegos artificiales.

Del mismo modo, el Kashag también ha solicitado a todos los empleados de la administración que no participen en celebraciones semejantes. Esta encarecida petición se ha hecho llegar también a todos los funcionarios de poblaciones con mayoría tibetana, oficinas del Tíbet alrededor del mundo, escuelas y centros de salud.

http://www.tibet.net

Últimos datos sobre encarcelamientos

Las autoridades chinas han llevado a cabo recientemente sendos juicios a tibetanos arrestados acusados de participar en las protestas de 2008. Según información confirmada recibida por el Centro Tibetano por los Derechos Humanos y la Democracia (TCHRD), cuatro monjas y dos hombres laicos de Kardze han sido condenados a penas de prisión por manifestarse pacíficamente.

Lunglun Sonam (edad desconocida), hijo de Samdak y Pamo, de la población de Thamei, ha sido condenado a tres años, según ha informado uno de sus contactos informativos más cercanos. Lunglun fue arrestado por protestar pacíficamente el 17 de mayo.

En otro caso cerrado el 15 de enero, el mismo tribunal sentenció a tres monjas del monasterio de Yarteng a dos años y seis meses cada una. Las monjas son Poewang (28, hija de Choewang Gyatso y Rigah, de la población de Yarkhag), Yangzom (31, hija de Kunga Choegyen y MarMar) y Lhamo (29, hija de Nakad, de Thamed). Todas ellas fueron detenidas por protestar públicamente el 18 de junio de 2008. Según se supo el 1 de febrero pasado, estuvieron retenidas desde entonces en una cárcel hasta ahora desconocida en Tsithar (Chengdu). También se ha conocido que por esa cárcel han pasado al menos 44 monjas.

Por su parte, Ngawang Phuntsok, un laico de 32 años hijo de Ngawang Kunga y Palden Choetso y natural de Bumshul (Kardze) fue retenido durante seis meses en una sede de la Oficina de Seguridad Pública por protestar en solitario el verano pasado. Fue apresado con fotos del Dalai Lama en su poder, algo terminantemente prohibido en Tíbet. El 20 de enero fue sentenciado a tres años de prisión. Actualmente se encuentra en Woemin Samisa, a 70 kilómetros de Chengdu, en la provincia de Sichuan.

También, el 2 de enero, una monja de 28 años residente del Monasterio de Dragkar, hija de los difuntos Tha Tsering y Ten Choekyi (de Serchu Teng) fue condenada por el mismo tribunal a un año y nueve meses tras protestar pacíficamente con unas compañeras el 12 de mayo de 2008.

Según el TCHRD, que ha condenado los fallos en un comunicado, su libertad individual de expresar su opinión no viola en ningún momento las leyes chinas. Ya que sus acciones no son más que una manifestación de sus opiniones y un ejercicio pacífico de sus derechos humanos básicos, el TCHRD pide a las autoridades chinas “que sean puestos en libertad inmediatamente y sin condiciones”.

A lo largo de 2008, distintos juzgados han sentenciado ya a casi 200 tibetanos relacionados con protestas pacíficas a penas de diversa índole, incluidas siete cadenas perpétuas. Existe una gran preocupación por la suerte que corren los detenidos y los cientos de personas que han desaparecido desde las grandes protestas de marzo pasado.

Fuente: TCHRD